Por Luis Lizama
15 mayo, 2020

Su recuperación es reflejo de valentía y coraje, pero no es primera vez que se libra de un virus: En 1918 derrotó a la gripe española.

Lamentablemente el coronavirus se ha llevado a muchas personas.  Los ancianos han sido golpeados con más fuerza, pero también jóvenes e incluso niños. En la vereda de enfrente está toda esa gente que ha sorteado exitosamente a la enfermedad, con historias dignas de aplaudir de pie, como la de Sylvia.

Es una abuelita de 108 años de vida, que ha logrado recuperarse satisfactoriamente de COVID-19, en Nueva Jersey (Estados Unidos). Mujer valiente y sobreviviente, ningún virus la derrotará, pues ya le ganó la batalla a la gripe española de 1918. ¡Felicidades Sylvia!

USA Today

‘Estaba decidida a sobrevivir’.

Personal del hospital ha comentado la valentía que inspira esta bella mujer luchadora. De hecho, los medios de comunicación de su ciudad la han situado como la persona más anciana en vencer al virus en aquel estado, y probablemente en cualquier otro lugar del mundo.

Sylvia fue confirmada como positiva de coronavirus en marzo, siendo trasladada hasta el sector de aislamiento que tiene la Allendale Community for Senior Living, su hogar desde 2007.

Imagen referencial – Pixabay

La mujer nació el 29 de diciembre de 1911 y, según sus propias palabras, ella era “la mayor de cuatro hijos y yo era el más inteligente del grupo”.

“Es muy peligroso. Sobreviví a esto porque estaba decidida a sobrevivir. Tengo que salir en la parte superior de cada lista”.

Relató Sylvia a News 12.

Sin dudas su gran personalidad y valentía la hicieron derrotar a esta pandemia.

Imagen referencial – Pixabay

La repercusión de su increíble recuperación fue tal, que hasta el gobernador de Nueva Jersey se dio el tiempo de felicitara, a través de su cuenta de Twitter.

Twtiter

Así como Sylvia pudo vencer a esta cruel enfermedad, todos nosotros podemos ayudar para frenar la pandemia, principalmente quedándose en casa y evitando nuevos contagios.

Ella es una verdadera guerrera, pero su destino pudo haber sido otro. Ella jamás debió contagiarse. ¡Aplausos para esta verdadera luchadora!

Puede interesarte