Por Diego Aspillaga
13 febrero, 2020

La mujer afirma que se confundió al ver el paquete sin sus anteojos y aunque le pareció muy caro, no se dio cuenta de su error hasta que su nieta le dijo. Queda la pregunta: ¿Se confundió realmente o estaba preparándose para una noche de pasión?

Se viene el 14 de febrero y con él todas las noches sensuales y románticas que millones de parejas planean en el mundo entero. Amorosas citas en restaurantes costosos, bellas caminatas por la playa o noches enteras de pasión y amor, el Día de los Enamorados da para todo esto y mucho más.

A los ojos de la cajera que atendía a Rosemarie Riley, de 76 años, parecía que la tierna abuelita estaba lista para una velada llena de una apasionada actividad física a juzgar por la gigantesca caja de 30 condones que estaba comprando. Lo que la cajera no sabía era que la “fogosa” anciana había dejado sus lentes en casa y en realidad estaba intentado comprar té

Gemma Riley

Rosemarie luchó contra el clima para acercarse a un supermercado local y recoger algunos artículos como té, pan y comida para perros el martes por la tarde. Pero mientras revisaba los estantes sin sus anteojos, la abuelita recogió por error un enorme paquete de 30 condones Durex Thin Feel que costaban 22 dólares.

Gemma Riley

Rosemarie solo se dio cuenta de su error de clasificación XXX cuando el desconcertado esposo John, de 78 años, la calificó de “yegua tonta” y le preguntó por qué los había comprado. La mujer no podía creer su error, por lo que llamó a su nieta Gemma Riley, de 29 años, que fuera a devolver el producto. Gemma, después de reírse a carcajadas por varios minutos, aceptó.

Al llegar al supermercado y explicar la situación, tanto la nieta de Rosemarie como la cajera que escuchó el caso no podían dejar de reír. Pasaron varios minutos antes de que pudieran calmarse y completar la devolución, la que fue hecha sin ningún problema.

Gemma Riley

Después de todo esta malentendido, Gemma decidió contar la historia en redes sociales, sobre todo para explicarle a cualquier persona que la haya visto que los condones que estaba cambiando no eran suyos, eran de su abuela. La publicación se volvió viral rápidamente.

“No he dejado de reír, y ha hecho llorar a muchas personas. Vi la caja a un lado y le pregunté ‘¿por qué has comprado esto?’. Ella dijo: ‘Fui al Asda sin mis lentes y los recogí pensando que eran bolsitas de té’. Mi abuelo le dijo: ‘¿cómo es que has comprado condones, yegua tonta?’. No estaba muy contento de que hubiera gastado tanto dinero en su tarjeta”, dijo la nieta de Rosemarie.

Gemma Riley

“Mi abuela salió y se los trajo de Asda pensando que eran bolsitas de té, y su maravillosa nieta tiene el trabajo de devolverlos. Entonces, por favor, si alguien me ve devolviéndolos, no juzguen. Sé que el día de San Valentín está a la vuelta de la esquina, pero no los uso y le costaron £ 17. Todo lo que quiere es sus bolsitas de té de Yorkshire. En otra nota, mi día se ha vuelto mucho más vergonzoso pero muy gracioso al mismo tiempo. La próxima vez que vaya de compras usará sus lentes, ya que estamos preocupados de qué podría volver”, decía parte de la hilarante historia.

Gemma Riley

¿Sensuales planes para San Valentín o un divertido y vergonzoso error? La pregunta queda en el aire.

 

Puede interesarte