Por Isidora Fuenzalida
28 diciembre, 2020

La siguiente meta de Lucio es repasar la gramática alemana. Con los años, se le ha ido olvidando y piensa fortalecerla. Su edad no le impide seguir cumpliendo metas.

Lucio Chiquito Caicedo, un adulto mayor de 104 años de Medellín, Colombia, aprovechó la cuarentena y el encierro para terminar sus estudios.

El ingeniero tardó tres décadas en terminarla, pero finalmente la presentó. Encontró una forma de calcular el caudal óptimo de un río para producir energía. Un misterio con más de 2 mil años de antigüedad.

Twitter

El centenario, que nació en 1916 y llegó a Inglaterra en 1943 durante la Segunda Guerra Mundial, se graduó en la Universidad de Manchester, en Reino Unido, en 1947 y comenzó a descubrir el mundo de la investigación hidráulica.

Lucio siempre se destacó por ser un alumno responsable y estudioso. Además, es un exitoso empresario en Colombia, en donde también se le conoce por su trabajo en torno a la igualdad de género. El abuelo es toda una inspiración.

Twitter

“El tiempo viene y va, y el tiempo perdido jamás volverá”.

–señaló Lucio en una entrevista–

Caicedo de 104 años asegura que él aprovecha cada minuto al máximo. Se baña siempre con agua fría, come mucha fruta y utiliza las horas muertas para leer y estudiar, lo que sea. Gracias a su estilo de vida ha logrado mantenerse en forma a pesar de su edad.

Twitter

Este año, debido a la pandemia del COVID-19 y la difícil situación para los adultos mayores quienes son los principales grupos de riesgo y deben permanecer en casa, “Chiquito” tuvo una idea. El anciano vio la posibilidad de terminar su tesis doctoral y darle un cierre a su época de estudiante.

Lo que él no esperaba era que años de investigación y toda una cuarentena por escribir, lo llevarían a descifrar una fórmula matemática que permite calcular el caudal óptimo de un río para producir energía eléctrica. El anciano estaba sorprendido.

Concejo de Medellín

“No se sabe cuándo tenga noticias de la tesis. La vez pasada se demoró 25 meses la discusión del tema y tuve que escribir como 170 correos electrónicos aclarando puntos de vista”.

–señaló Chiquito en una entrevista con Perfil

Si bien todavía falta que las autoridades universitarias le den una respuesta y aprueben su tesis doctoral, el anciano está feliz con los resultados. Ahora quiere repasar la gramática alemana, idioma que aprendió hace 90 años y que ha olvidado. El abuelo demostró que nunca es tarde para cumplir los sueños.

Puede interesarte