Por Diego Aspillaga
30 junio, 2020

Este anciano puede no saber donde está sentado, pero apenas le apuntan a un piano da una clase magistral de música que emociona a todos los que lo ven.

Envejecer es parte de la vida. No importa nuestro dinero, nuestro estatus social o nuestras ganas de permanecer jóvenes, la vejez -y sus complicaciones- siempre llega.

Y si bien algunos tienen la suerte de llegar a sus años dorados con su mente intacta, existen muchas personas cuya llegada a la tercera edad está plagada de enfermedades, la pérdida de lucidez, cordura y memoria.

Pixabay

Pero aún con la mente nublada y difusa, nuestros cerebros todavía son capaces de sorprendernos a nosotros mismo y a nuestros seres queridos con reacciones prácticamente milagrosas ante ciertos escenarios.

Un ejemplo perfecto de esto es el caso de este anciano de 101 años a quien sus pensamientos lo abandonaron hace ya varios años.

Sin mucha conciencia ni recuerdos, este hombre pasa por los últimos años de su vida como un fantasma de su persona pasada. Para él, sus hijos, nietos y bisnietos son desconocidos y su propia cama parece ajena.

@aridani89

A pesar de todo esto, este abuelo aún tiene su impresionante talento musical, el que florece cada vez que alguien le apunta a un piano.

En un video publicado en TikTok, se puede ver como el abuelito está sentado frente al instrumento mientras lo observa con una mirada vacía.

Sin poder hablar ni gesticular, el hombre ni siquiera sabe donde está ni reconoce a su hijo que lo acompaña. Esto cambia radicalmente cuando su familiar le apunta al piano y lo invita a poner sus dedos sobre las teclas.

@aridani89

Como por arte de magia, las manos del anciano comienzan a tocar el piano con una maestría envidiable, produciendo una hermosa melodía que emociona a su hijo hasta el borde de las lágrimas.

Si bien el abuelito sigue con su mirada perdida y probablemente sigue sin reconocer a su hijo, sus manos tocan el piano como si pertenecieran a un músico lleno de talento y genialidad.

El tierno video de este anciano reencontrándose con su música se volvió viral de inmediato, con más de 770 mil visualizaciones y 55 mil «me gusta» de internautas que pedían explicaciones ante este milagro y aplaudían la habilidad del longevo músico.

@aridani89

Entre los comentarios, un usuario de Twitter explicó que la memoria procedimental, que contempla las ejecuciones físicas y la memoria corporal -que incluye la habilidad para tocar instrumentos musicales- es distinta a la memoria declarativa y se procesan en zonas distintas del cerebro humano, por lo que enfermedades como la demencia senil y el alzheimer no afectan el talento musical de quienes las sufren.

Ya sea por reflejo o por un milagroso recuerdo, este anciano demostró que la música es una fuerza tan potente que ni siquiera las peores enfermedades degenerativas la pueden vencer.

Puede interesarte