Por Alejandro Basulto
27 junio, 2019

Huan Yung-Fu empezó a pintar cuando las autoridades del gobierno local de Taiwán amenazaron con demoler su casa. Su arte salvó a su pueblo.

En Taiwán un ex veterano de guerra, apodado como el «abuelito arcoíris», ha logrado que un conjunto de casas de bajos recursos que estaban amenazadas de ser arrasadas por el gobierno local, se hayan salvado. Huang Yung-Fu se llama el señor de 96 años, que con un pincel y pintura ha logrado salvar un pueblo entero. Tarde o temprano, terminó aprendiendo que un pincel es más poderoso que una espada.

ATI

Él llegó a la aldea ubicada en el distrito de Nantun, en la ciudad de Taichung, luego de que luchara por el Partido Nacionalista en la guerra civil contra el Partido Comunista de Mao Zedong. Finalmente Huang y su bando, perdieron el enfrentamiento bélico, viéndose obligados a huir a Taiwán. Fue así como se levantó la aldea de Huang, en la que habían 1.200 hogares de veteranos chinos.

ATI

Pero ya en la modernidad esto cambió, tras que en la década del 2.000, los promotores inmobiliarios adquirieran casi todas las casas, excepto la de Huang. La mayoría de los antiguos vecinos se habían ido, pero Yung-Fu estaba determinado en quedarse en su casa, a pesar de que en el 2008 recibió una notificación de desalojo por parte del gobierno.

ATI

Era su hogar, donde estuvo desde que llegó a Taiwán, y no se iba a ir. Por lo que entremedio de la soledad de ser uno de los últimos habitantes de su pueblo, empezó a pintar. Partió dibujando un pájaro en la pared de su hogar, tal como previamente le había enseñado su papá cuando niño.

ATI

Partió con un pájaro y después vinieron gatos, personas y aves. Además de que pasó de pintar su casa a moverse con su pincel por las ex casas de sus vecinos. También pintó las aceras y los parques. Agregó caracteres chinos multicolores y diferentes símbolos a su arte. Y sin darse cuenta, terminó creando la «Villa Arcoíris».

ATI

Esto también lo pudo lograr gracias a un joven universitario que lo vio pintando. Quien prontamente convocó a más personas, quienes recaudaron fondos para su arte y suministros. De esa manera se le empezó a conocer como el «abuelo arcoíris», hasta que finalmente, en octubre del año 2010, y según consigna el sitio ATI, el alcalde de Taichung reconoció oficialmente a la Villa Arcoíris como un parque público.

ATI

Después vino también el gobierno, quienes les prometieron que mantendrían su casa y la aldea. Sin olvidar, que en el 2013 terminó conociendo al amor de su vida, la «abuela arcoíris«, quien era la enfermera que lo cuidaba. Se casaron y ahora ambos viven felices en Villa Arcoíris, prometiendo Huang que pintará hasta los 100 años.

ATI

Puede interesarte