Por Cristofer García
1 abril, 2021

No fue fácil para estos ancianos de más de 90 años conseguir los boletos, por las restricciones de la pandemia. Pero la asesora de viajes Julie Pflaumer hizo hasta lo imposible por hacer su aventura una realidad.

Hay amores que duran para toda la vida, tanto así que cuando llegan a perderse por causas inevitables, el dolor pareciera ser eterno. Un grupo de abuelos de más de 90 años que perdieron a sus esposas decidieron hacer un viaje entre amigos para celebrar su “último hurra“, como lo llamaron.

Ya el amor de su vida no está junto a ellos, pero se tienen a sí mismos, por lo cual tomaron la iniciativa de levantar sus ánimos y arriesgarse en una última aventura. Esta conmovedora historia fue narrada por la asesora de viajes Julie Pflaumer, a quien Jack, uno de estos abuelos, llamó para planificar su travesía.

“Escuché, ‘Julie, Julie, Julie‘ de una voz anciana desconocida. Solo había un aura de amistad en la primera oración. Explicó que era un piloto veterano de 90 años que vivía en un centro de vida asistida en Florence, Oregon. Estoy en el noreste de Wyoming (a 1.390 kilómetros de distancia), así que me preguntaba cómo me encontró”, narró Julie.

Julie Pflaumer

“Continuó explicando quería ir a Reno Air Races (en Nevada) este otoño y dijo que una señora que trabaja en sus instalaciones le dijo que tenía que contactarme para sus planes de viaje. Quería llevarse a sus amigos (94 años y 96 años) con él”, continuó.

“Hacia el final de nuestra charla, dijo que él y sus dos amigos habían perdido a sus esposas y que se suponía que este viaje sería su ‘último hurra‘. Explicó cómo después de la muerte de su esposa, se sintió abrumado por la tristeza, hasta que un día decidió que era hora de empacar su maleta y su funda de almohada favorita para mudarse a un hogar de ancianos. Quería pasar sus últimos días con otras personas. Eso tocó mi corazón“, agregó.

Julie Pflaumer

Desde ese momento Julie comenzó a planificar el viaje de Jack y sus amigos, pero no sería sencillo por las restricciones de la pandemia. De hecho, cuando le devolvió la llamada unos días después, para comentarle de los avances, las noticias no eran tan positivas porque el viaje más cercano que les consiguió fue para primavera.

“Llegó el lunes y estaba emocionada de llamarlo nuevamente y hacerle saber que los boletos estarían disponibles para su compra más adelante en la primavera. Pero su tono se entristeció. Uno de sus amigos se enfermó y fue trasladado al hospital. Jack no sabía si volvería a ver a su amigo y su respuesta a mi dicho cuando las entradas estarían disponibles fue: ‘Puede que yo tampoco esté aquí para entonces'”, dijo Julie.

“Le dije: ‘¡Oh, no digas eso, Jack!’ Pero no pude discutir. Ninguno de nosotros sabe cuándo se acaba el tiempo. Después de investigar un poco más, prometí que volvería a contactar cuando las cosas estuvieran disponibles”, añadió.

Julie Pflaumer

A través de un grupo en Facebook de agentes de viaje encontró una opción para los abuelos, aunque sería un poco arriesgada. Logró dar con el contacto de un servicio de aviones biplanos. Incluso, muchos de estos agentes al enterarse de la historia decidieron ayudar a Julie y reunieron el dinero para los boletos.

Julie Pflaumer

“Me comuniqué con la señora del centro de vida asistida que le había dado mi nombre en primer lugar y le conté la idea. A ella le encantó y se ofreció a ayudar con la sorpresa. Hablé con la compañía de biplanos, a quienes también les encantó. Incluso se ofrecieron a entregar los certificados de regalo y hacer una presentación cuando las restricciones de COVID-19 lo permitieran. Recogí el dinero de mis amigos y le escribimos una carta a Jack“, contó Julie.

Julie Pflaumer

“Llegó el gran día y recibí estas fotos en la instalación. Grandes sonrisas y lo que parecía enjugar las lágrimas. Hizo feliz a mi corazón. Jack dijo que estaban todos reunidos y que no estaba seguro de lo que estaba pasando (…) Simplemente no podían creerlo. Estaban muy emocionados”, continuó.

Jack me dijo que solo hay alrededor del 10% de las personas en este mundo que harían cosas especiales como esta por los demás. Dijo que no podríamos haber elegido mejor sorpresa”, finalizó.

Julie Pflaumer

Cumplieron su sueño.

Puede interesarte