Por Alejandro Basulto
19 diciembre, 2019

A sus 16 años de edad, este joven de escasos recursos, se vio empujado a auto-emplearse.

La vida no es igual para todos. Lamentablemente muchas veces las oportunidades para crecer y desarrollarse son desiguales, por lo que en muchos países apelan al Estado y a otros entes que ayuden a nivelar la cancha.

Una típica desigualdad de oportunidades surge de la misma pobreza, que por falta de recursos, en muchos contextos puede significar tener una peor salud, educación y una vivienda que hasta se aleje de lo que es considerado digno.

Tebaev Delfino Victoria Oficial

Como es el caso de muchos estudiantes, algunos hasta escolares, que recién está entrando en la adolescencia, que se ven empujados a tener que trabajar para no solo costear sus estudios o los insumos necesarios para llevar adelante su desarrollo estudiantil, sino que además, de que muchos se ven en la necesidad de trabajar para responder a las exigencias y necesidades de su propio hogar. Producto de la carencia de recursos que caracteriza su condición económica y social.

Tebaev Delfino Victoria Oficial

Situaciones y desigualdades lamentables, que con voluntad deben ser corregidas. Como lo es el caso del mexicano Ramón Barradas Ortiz, un joven de 16 años, alumno de primer semestre, que es de escasos recursos. Y quien tras recibir el apoyo económico del gobierno federal, lo decidió invertir para comprarse una maquina cortadora de pasto, con la intención de auto-emplearse y ganarse el dinero trabajando como jardinero. Su situación es indignante, claro está, pero también él es admirable en cuanto a su sentido de superación y perseverancia.

Tebaev Delfino Victoria Oficial

“Él es un alumno que lleva zapatitos mineros o de trabajo que le sirven para todo el año escolar y de alguna forma busca generar más recursos (…) Al igual que él quisiéramos que muchos alumnos tuvieran este ejemplo para que no se gasten el dinero que les da el gobierno federal en cosas que no les generen algo más importante”

– contó a 24 Horas.mx, Fernando Guzmán Corona, director del Telebachillerato “Delfino Victoria”, que es donde estudia Ramón.

Sin duda lo de Ramón es admirable e inspirador, pero también nos llama a cuidar más del bienestar de nuestros niños y jóvenes.

 

Puede interesarte