Por Daniela Morano
8 abril, 2019

Shantell Pooser salió de su primera cirugía cantando, algo jamás antes visto por los médicos. Su amor por la vida convenció a su mamá de hacer todos sus sueños realidad, incluso el de poder volar.

Las oportunidades en la vida no son las mismas para todas las personas, especialmente para quienes sufren o padecen de alguna enfermedad que les “impide” funcionar como lo que se considera normal. Shantell Pooser, de 17 años, ha soñado toda su vida con convertirse en azafata, pero su Síndrome de Down y otros problemas de salud le han impedido cumplir algunas metas.

Pooser nació con problemas al corazón y respiratorios, pero su mamá, Deanna Miller-Berry, le ha asegurado al medio CBS que su hija nació para desafiar todas las probabilidades que se presenten en su contra.

Durante años, Pooser ha viajado ida y vuelta desde Dinamarca y Carolina del Sur hacia el Hospital para Niños de Cincinnati para tratamientos y cirugías. El 2016 se sometió a una de las cirugías más invasivas de su vida pero también la que potencialmente la salvaría de problemas mayores en el futuro.

Deanna Miller Berry

“Salió del pabellón cantando ‘let it go’ de Frozen. Los cirujanos se quedaron ahí parados como, ‘jamás habíamos visto a alguien salir de este tipo de cirugía hablando… esta niña está cantando ‘let it go'”, contó su mamá sobre el milagro.

La pasión por la vida que tiene su hija no podía desperdiciarse, así que “le prometí a Dios. Le dije, ‘Shannie, no importa lo que haya que hacer para que te mejores, haremos una lista y lo lograremos. Si vives lo suficiente como para que los doctores te mejoren en un 100%, haré lo posible por hacer realidad tus sueños'”.

Deanna Miller Berry
Deanna Miller Berry

Pooser escribió una breve lista y su primer sueño fue cumplido el día de su cumpleaños número 17, en octubre.

Deanna Miller Berry

“Nos hicimos amigas de varios asistentes de vuelos y azafatas y pilotos, y me ella me decía, ‘mami quiero ser como ellos'”. Shantell sabía que era un sueño difícil de cumplir, pero no quería decepcionarla.

Le envió una carta a una asistente que conocía en American Airlines pidiéndole memorabilia de la empresa para su hija. Poco después recibió una llamada de un piloto ofreciéndole algo mejor: “Me dijo, ‘le haremos una fiesta de cumpleaños en un Boeing'”.

Deanna Miller Berry

Amigos y familiares de Pooser llegaron a su fiesta y además le dieron un uniforme oficial para que se vistiera como asistente cuando sea que viajara. Debido a su condición, Shannie no puede viajar con frecuencia en vuelos muy largos, pero como viaja seguido a Cincinnati, la aerolínea la ha hecho parte del equipo cada vez que viaje.

Antes de cada vuelo, ayuda a los asistentes a demostrar las instrucciones de seguridad y luego va a sentarse a su asiento.

Ahora en su lista queda conocer a los Obama, bailar en el programa de Ellen DeGeneres y llegar a su fiesta de graduación en un globo aerostático.

 

Deanna Miller Berry

“Tiene un peluche de Barack Obama y duerme con él todas las noches”, contó su mamá, quien espera que a sus 18 años Shannie sea oficialmente contratada por American Airlines.

Puede interesarte