Por Andrés Cortés
27 marzo, 2018

Él solo tenía una cosa clara: no separarse de su hija recién nacida. No imaginó que una desconocida mujer sería capaz de tanto.

Cuando tomamos un vuelo en avión sabemos que tienen ciertas reglas sobre el equipaje, productos que se pueden trasladar, realizar un check in a tiempo y pequeñas reglas que debemos cumplir para que nuestro viaje sea lo más placentero posible. No obstante, algunas ordenanzas radican en lo extraño, pues una aerolínea estadounidense prohibió algo insólito.

Rubin Swift era un hombre que viajó desde su ciudad natal de Ohio a Arizona por una emocionante razón: su hija recién nacida. El joven padre había obtenido recientemente la custodia de su hija y una vez que la tenía en sus brazos, no se quería despegar de ella por lo que deseaba llevarla a su ciudad lo antes posible.

YouTube Inside Edition

Se dirigió al aeropuerto e intentó comprar el vuelo que saliera lo antes posible a su ciudad mientras mantenía a su pequeño bebé de tan solo unos días en sus brazos. No obstante, cuando las recepcionistas lo vieron con el bebé, le hicieron una consulta: ¿cuánto tiempo de vida tenía?

Esta pregunta le sorprendió, pero tenía una finalidad. Las leyes del distrito prohiben transportar recién nacidos con menos de una semana de vida y su hija, Ru-Andria, tenía solo 4 días. A pesar de que Rubin intentó convencer al persona, estos se negaron.

Sus planes caían al suelo, pues la única forma de viajar en la aerolínea a su ciudad era esperando 3 días más, en donde su bebé cumpliría el requisito legal de 1 semana para viajar en avión.

YouTube Inside Edition

Rubin, en su desesperación, recordó a una anciana que había conocido en el hospital donde nació su hija. Joy Ringhofer, enfermera del recinto,  acunó a Ru-Andria minutos después de su nacimiento, sosteniéndola. Rubin notó que hubo una extraña y familiar conexión entre ambos, por lo que se le ocurrió llamarla para explicarle su situación y ver si lo podía ayudar.

El hombre la llamó y le narró lo sucedido ante lo que la anciana que respondió lo siguiente: “Voy a partir por ti y te llevaré a casa“, sin titubear, como informa Inside Edition.

Rubin al principio se mostró confundido, pues pensó que planeaba llevarlo a él y su bebé a Ohio todo el camino, pero no pasó mucho para que el hombre se diera cuenta que estaba siendo trasladado a la casa de Joy, quien le daría alojamiento y cuidados a su bebé y a él durante los días necesarios para que pudiera transportar a su hija a su ciudad natal.

YouTube Inside Edition

¿Acaso esto no es un acto de buena voluntad? Nos encantaría leer historias como estas todos los días en donde la ayuda hacia el prójimo es desinteresada y, sobre todo, algo digno de compartir.

Aquí puedes ver un registro del hecho.

Puede interesarte