Por Cristofer García
18 noviembre, 2021

“Somos una familia basada en la fe, y la agricultura también tiene una comunidad muy unida. Así que algunos de los chicos con los que fui a la iglesia se reunieron y dijeron: ‘Tenemos que venir y ayudar'”, contó Robert Harms.

En los tiempos difíciles es importante contar con el apoyo de amigos y seres queridos para seguir adelante. Hasta el mínimo espaldarazo puede servir como la última fuerza necesaria para dar el siguiente paso, porque a veces no se puede con todo en solitario.

Alguien que conoce muy bien lo que es estar de ese lado es Robert Harms, un granjero de Snowflake, Manitoba, Canadá, quien recientemente tuvo que lidiar con un lamentable accidente que sufrió su hija, a quien alguien atropelló y luego se dio a la fuga. Como buen padre, este agricultor se dedicó a cuidarla día y noche, por lo cual tuvo que descuidar sus labores en el campo.

No obstante, sus colegas al enterarse de la dura situación que atravesaba la familia decidieron tener un gesto. De forma muy organizada, otros agricultores reunieron una gran cosecha para donarla a Robrte y su familia.

Robert Harms

“Estoy un poco abrumado y avergonzado. Soy una especie de individuo privado, soy muy independiente, y tuve que dejar eso de lado y permitir que la gente me ayudara”, comentó Robert, en conversación con CBC.

El lamentable suceso se dio la noche del pasado 30 de septiembre de 2020 cuando Morgan, la hija de Robert, salió a correr y no regresó. Luego la familia recibió una llamada de la escuela informando que la joven estaba desparecida.

Robert Harms

“Esa es una llamada telefónica que ningún padre quiere recibir. (Fue) un modo de pánico instantáneo. Mi esposa estaba empacando ropa y salió por la puerta en cuestión de minutos”, recordó Robert.

Cuando encontraron a Morgan la trasladaron de emergencia a un hospital, donde determinaron que no presentaba huesos rotos pero si una conmoción cerebral severa. Cuando la comunidad se enteró de lo ocurrió se ofreció a ayudar.

“Somos una familia basada en la fe, y la agricultura también tiene una comunidad muy unida. Así que algunos de los chicos con los que fui a la iglesia se reunieron y dijeron: ‘Tenemos que venir y ayudar'”, contó.

Robert Harms

De esa forma, los colegas recolectaron unas 500 hectáreas de soja y se la donaron a la familia de Robert. Además, por fortuna, 9 meses después Morgan se recuperó con mucho éxito, tal como se puede ver en una publicación en la cuenta en Twitter de su padre.

Robert Harms

“Hace 9 meses yacía en una cama de hospital con una lesión cerebral traumática como resultado de un atropello y fuga. El domingo se graduó. No se recuperó del todo, pero superó todas las expectativas. Estamos muy emocionados y orgullosos de nuestro hijo independiente e impulsivo. ¡Solo hay un médico que puede hacer eso!”, dijo su padre.

Puede interesarte