Por Diego Aspillaga
21 agosto, 2020

“No quiero que me lo regalen, quiero que sea como un trueque. Mi hija estaría feliz y yo también”, afirmó Juan Nieves. Sólo quiere una oportunidad de educar a sus hijos.

Para un padre, no hay nada más doloroso que no poder proveer para sus hijos.

Hay veces que no importa el esfuerzo ni la dedicación de un papá o una mamá demuestran para intentar sacar a su familia adelante, la vida parece simplemente no dejarlos triunfar y avanzar.

Pixabay

Esto, sin embargo, no impide a los más sacrificados padres a seguir intentando darle a sus hijos las mejores herramientas para que tengan un futuro mejor que el que tuvieron ellos, y esta historia así lo demuestra.

Juan Nievas es un albañil que vive en barrio Parque República, en Córdoba, Argentina, quien se quedó sin trabajo por culpa de la pandemia provocada por el COVID-19 y necesita hacer frente al cumpleaños de 15 de su hija mayor.

Rosario3

Estudiar de forma virtual es una complicación para sus tres hijos. Por eso, Tiziana hizo a sus padres, Juan y Mayra, un especial pedido para su décimo quinto cumpleaños, que será el próximo 27 de agosto: les dijo que quería una computadora para poder avanzar con su educación, según publicó Rosario3.

Desafortunadamente, Juan y su esposa no tienen los medios para comprar este vital elemento de estudios que su hija pidió tan noblemente.

Pero lejos de dejar que su situación se interponga en la educación de sus hijos, este padre decidió hacer un llamado público pidiendo una oportunidad de trabajar para poder conseguir el computador y educar a sus niños.

Pixabay

“No quiero que me lo regalen, quiero que sea como un trueque. Mi hija estaría feliz y yo también”, dijo a los medios al ofrecer su trabajo a cambio del dispositivo electrónico.

“Creo que todo padre quiere sacarle una sonrisa a una hija y más ese día sabiendo que cumple 15 años”, agregó el hombre en una entrevista con un medio local.

“Si vemos el gasto de una simple fiesta en comparación con lo que ella pidió, creo que no ha pedido nada”, concluyó el orgulloso y esforzado padre.

Pixabay

Este hombre demuestra lo que la fuerza del amor de una persona por sus hijos puede lograr: está dispuesto a hacer lo que sea necesario para brindarle un futuro brillante a su familia, y no aceptará un “no” de la vida como respuesta.

 

Puede interesarte