Por Alejandro Basulto
11 octubre, 2019

Su mamá, orgullosa, la apoyó en todo momento. Se alegró que su hija supiera reconocer un problema que es potencialmente delicado en las niñas.

En medio de una típica tarde noche, en la que Naomi Pacheco preparaba la cena para la familia, recibió el llamado de su hija de 10 años, Rhythm. Tenía que ver con su tarea de matemáticas, por lo que ella pensó que tal vez necesitaba ayuda para realizar algún ejercicio o que le enseñara de mejor manera un contenido aprendido en la clase, para que ella pudiera llevar adelante el desarrollo del trabajo que le enviaron para la casa. Pero la razón del llamado de su pequeña, era otro.

“Ella dijo: ‘¡Mamá, ven a leer esta pregunta! No voy a responder esto, esto está muy mal'”

– dijo Naomi Pacheco a Today.

Naomi Pacheco

Y cuando Naomi Pacheco se acercó a su hija, vio que unas de las preguntas de su hija que cursa el cuarto grado primaria, decía: “La tabla de la derecha muestra el peso de tres estudiantes de cuarto grado. ¿Cuánto más pesado es Isabel que el estudiante más liviano?”. Lo que a su pequeña de 10 años le preocupaba, porque pensaba que esa pregunta podía ser ofensiva para las niñas y jóvenes que ya se encontraban inseguras sobre sus cuerpos.

“Rhythm rodeó la pregunta en la hoja de cálculo de matemáticas y escribió: ‘¡QUÉ!’ (…) Dibujó una flecha que señalaba la pregunta y escribió: ‘Lo siento, no responderé esto, es grosero'”

– dijo Naomi a Today.

Naomi Pacheco

Después de aquello, Rhythm empezó a redactar una carta para su profesora, explicando porqué no podía responder esa pregunta. La que afortunadamente la recibió de buena manera, comprendiendo completamente su punto de vista. Fue muy receptiva y dijo que no tenía que escribir la respuesta, e incluso respondió su carta con harto cariño, corrigiendo su gramática y diciéndole que también la quiere.

“Querida Sra. Shaw, no quiero ser grosera, pero no creo que ese problema de matemáticas fuera muy bueno porque eso es juzgar el peso de las personas . Además, la razón por la que no hice la oración es porque simplemente no creo que eso sea bueno. Con amor, Rhythm”

“Los comentarios de los usuarios son una parte vital de nuestra cultura. Estamos agradecidos de recibir comentarios constructivos de estudiantes, maestros y padres por igual. Pedimos disculpas por cualquier molestia u ofensa causada por la pregunta. Tenga en cuenta que reemplazaremos esta pregunta en todas las reimpresiones futuras y sugeriremos que los maestros proporcionen a los estudiantes una pregunta de reemplazo apropiada mientras tanto”

– declaró Chad Colby, director de comunicaciones de la empresa que creó Eureka Math, el programa curricular que incluyó el problema.

Naomi Pacheco

A pesar de que para muchos la pregunta les parecerá hasta trivial, Naomi Pacheco está orgullosa de que su hija haya logrado identificar un problema que para muchas chicas es potencialmente delicado. Alentando también a que adultos y niños aprendan a escucharse, a tener conversaciones difíciles y buscar cambios.

 

 

 

Puede interesarte