Gracias a la solidaridad de las chicas y a su propio esfuerzo, podrá cursar la carrera de sus sueños.

No todos pueden tener una educación profesional y terminar una carrera universitaria… ya sea por dinero, malas decisiones, priorizar otras cosas, o un montón de otras alternativas. Sin embargo, nunca es tarde para lograrlo.

Sobre todo si tienes el apoyo y la motivación de alguien que parece creer en tus capacidades.

Precisamente eso le ocurrió a Ozeilto Barbosa de Oliveira, de 43 años, quien dejó de estudiar a los 16 años cuando fue padre por primera vez, pero hoy, con tres hijos y dos nietos, tiene una nueva oportunidad para terminar sus estudios.

AT

Y todo gracias a algunas alumnas del Centro Educativo Charles Darwin, donde trabaja como conserje desde el 2011.

Resulta que cuando llegó a la escuela,  «la convivencia con los alumnos y el ambiente escolar despertaron en mí la voluntad de estudiar», contó Barbosa, quien fue recibido con los brazos abiertos tanto por los profesores como por los alumnos.

Autor desconocido, ayúdanos a encontrarlo

Y como se había entusiasmado tanto, pronto comenzó a leer y a intentar resolver ejercicios de matemática.

Fue allí cuando tres alumnas identificadas como Bárbara Rocha, de 20 años, Débora Lopes, de 19, y Ramona Uliana, de 21, vieron cómo este hombre se esforzaba en leer y continuar aprendiendo así que decidieron ayudarlo dándole asesorías.

AT

Lo prepararon todo lo que pudieron para que fuera a la universidad.

Y lo logró.

Oze, como le dicen de cariño, fue aceptado en la universidad para cursar la carrera de enfermería, algo que sin duda combina a la perfección con su personalidad, pues según sus amigos del colegio, suele ser afectivo y saludar a cada persona por su nombre.

¡Muchas felicidades!

Puede interesarte