Por Camilo Morales
1 octubre, 2021

“Voy tres veces por semana y estoy más feliz, me distrae y la mente no se me achica tanto”, dijo Blanca Saavedra, quien abandonó el colegio en el tercer grado.

La educación es un ítem muy importante en la vida de las personas y consiste de varias etapas. Pero éstas no necesariamente tienen que suceder en el mismo momento, ya que hay personas que a pesar de los años, nunca abandondan sus deseos de estudiar.

Y es que nunca es tarde para sacar los estudios adelante. Eso lo tiene muy claro Blanca Ida Saavedra, una bisabuela que a sus 93 años terminó la escuela primaria, según informó TN.

Estefanía Leal

Ella, como tantos otros adultos mayores en Uruguay y el mundo, no tuvieron la oportunidad de terminar sus estudios cuando eran más pequeños. Pero hoy pudo lograrlo gracias a los diversos programas que existen para poder finalizar aquellas etapas académicas.

Blanca tiene ocho hermanos, quienes también tuvieron que abandonar la escuela para poder trabajar junto a su familia, quienes vivían en el campo y sembraban maíz. Solamente llegó hasta tercer grado y tuvo que dejar los libros y los cuadernos a un lado para vivir de las cosechas.

Pixabay

Según información de El País, el acceso a la educación era muy difícil cuando ella era pequeña, ya que debía caminar 3 kilómetros para llegar a la escuela. Aprendió a leer y a escribir para poder llevar las cuentas de la casa y ayudar a su familia con las ventas del maíz que producían.

Unos años más tarde conoció a quien sería su esposo, quien tampoco estudió, y luego vinieron los hijos y la crianza. Esto hizo que sus deseos por estudiar y ser maestra tuvieran que posponerse para cuidar a sus hijos, entre las que está su hija educadora e inspectora de colegio.

Pixabay

Pero como nunca es tarde para estudiar, Blanca logró terminar la escuela primaria gracias a la ayuda de su bisnieta, Eloísa Escondeur, quien la llevó hasta una escuela para adultos. “Me pasa a buscar y vamos juntas a la escuela. Voy tres veces por semana y estoy más feliz, me distrae y la mente no se me achica tanto“, contó Blanca.

Su bisnieta también se dedica a la educación y fue su maestra en el proceso. “El asunto es que veo poco, entonces le pido que haga las letras y los números grandes y que no use lápiz conmigo, sino tinta“, agregó la mujer.

El País

Ahora el objetivo de Blanca es poder cursar el Ciclo Básico y terminarlo en un año, cuando tenga 94 años. Por mientras se seguirá preparando junto a su bisnieta, quien la ayuda con todas sus materias.

Puede interesarte