Por Valentina Miranda
12 enero, 2022

“Si gano, lo compartiré contigo”, fue lo que le dijo Marion Forrest a Walter cuando la convenció de comprar el cartón, y ella cumplió su palabra.

La suerte no es algo que acompañe a todos, sobre todo en los juegos de azar como la lotería. Es por ese motivo que no todos se atreven a comprar un boleto para intentar ganar un premio alguna vez, incluso los motivan a hacerlo.

El miedo a la decepción o el gasto de dinero suelen ser las razones por las que muchos rechazan la idea de participar, pero al menos un par de personas se terminan convenciendo de probar suerte.

Una mujer de 86 años llamada Marion Forrest compró un boleto de lotería luego de que Walter, el cajero de la tienda Duke’s Mini Mark, le invitara a hacerlo.

Instagram: @heidiforrest_

De acuerdo a Good News Movement, el premio mayor era de 500 mil dólares, una cantidad tentadora incluso para los más escépticos y reacios de los juegos de azar, es por ese motivo que Walter le había sugerido a la señora Forrest que comprara un cartón de lotería para probar suerte.

Él seguramente pensó que valía más intentar antes que hacer nada. Ganar una suma así de grande puede servirle a muchas personas, así que ella escuchó al cajero y adquirió uno. “Está bien, si gano, ¡Lo compartiré contigo!”, es lo que le dijo la mujer según el mismo medio.

Instagram: @heidiforrest_

Probablemente Walter no estaría seguro si ella resultaba ser la ganadora, pero su sugerencia fue con buenas intenciones. Cuando se dieron a conocer los resultados, se informó que la señora Forrest fue una de las triunfadoras, llevándose 300 dólares a su casa. Walter hizo bien en invitarla a jugar, y lo que hizo ella después también fue noble.

En un video publicado por la misma cuenta de Instagram, acreditado a Heidi Forrest, se mostró el momento en que Forrest visitó a Walter en la tienda, con unos globos y un sobre en sus manos para su amigo. Era la mitad del dinero que obtuvo gracias al juego.

Instagram: @heidiforrest_

“Walter, gané”, le dijo la señora al joven en el video. Él recibió su parte muy feliz y agradecido, todos los trabajadores de la tienda aplaudieron el gesto de la señora. El cajero no pudo contener la emoción por el regalo y el hecho de que ella cumpliera su palabra, y se dieron un gran abrazo.

El dinero no hace la felicidad. Tener amigos con quienes compartir, sí.

Mira el video a continuación.

Puede interesarte