Por Diego Aspillaga
11 septiembre, 2020

Este hombre se negó a dejar a su mujer aún cuando su salud estaba en peligro.

Para una persona con todos sus sentidos y salud intactos, esta pandemia es muy aterradora. Los millones de contagiados, cientos de miles de muertos y las terribles consecuencias para los bolsillos de todos pueden asustar a cualquiera.

OMS

Este miedo sólo se agudiza en el caso de los adultos mayores, presa favorita de esta terrible enfermedad. Y si a eso le sumamos una discapacidad, el coronavirus puede significar la peor pesadilla.

Pero aún en estos peores momentos, es la fuerza del amor la que ayuda a estas personas a levantarse y seguir viviendo, y la siguiente historia así lo demuestra.

Esta historia de un hombre de 70 años de Thiruvananthapuram transmite el simple significado de no tenerlo todo, pero tenerlo todo. Según una imagen publicada por el usuario Arun George en Twitter (y acreditada a Rakesh Nair de Times of India), el hombre, residente de Rajaji Nagar, dio positivo por coronavirus.

George tituló la publicación escribiendo: “Este residente de 70 años de Rajaji Nagar en Thiruvananthapuram vive con su esposa que es ciega. El dio positivo y se negó a dejarla atrás cuando vinieron a llevarlo al hospital”.

Rakesh Nair

En la imagen se puede ver como este abuelito no suelta la mano de su mujer aún cuando debe atenderse por la enfermedad que amenaza su vida y la de su señora. Y si bien sabe que lo mejor que puede hacer es tratarse por el COVID-19, este hombre no estaba dispuesto a dejar a su esposa indefensa.

Es por esto que cuando las autoridades vinieron a llevarlo al hospital, el hombre tomó la mano de su esposa, quien dio negativo por coronavirus, y se negó a soltarla.

Pixabay

Fue solo cuando los trabajadores de la salud lo convencieron de que su esposa sería atendida que, de mala gana, soltó su mano.

Este hombre puso su propia salud en la línea para estar con el amor de su vida y ayudarla debido a su discapacidad, aún cuando su propia vida estaba en peligro.

En tiempos de pandemia que afecta sobre todo a nuestros ancianos, este caso demuestra que el amor es una fuerza más fuerte que el miedo.

Puede interesarte