Por Felipe Costa
25 noviembre, 2020

Yu Te-Hsin saltó de 780 metros de altura, pese a haber sido operado de la espalda con tal de cumplir su sueño.

Dicen que para aprender algo nuevo nunca hay edad. Y es verdad, porque a pesar de los años que pasen, muchas veces el límite de querer atrevernos a algo nuevo nos lo ponemos nosotros mismos. Esto es aplicable en todo ámbito, desde estudiar una carrera universitaria, aprender a manejar un auto o incluso atreverse a probar deportes extremos. El miedo, en la mayoría de los casos nos detiene.

Pero el miedo parece no estar en el vocabulario de Yu Te-Hsin, un anciano de 105 años que pese a su edad se atrevió a realizar un salto en parapente por primera vez en su vida, haciéndolo ganador de un récord mundial Guinness.

Yu Te-Hsin y su familia – Guinness World Records

El anciano había sido operado recientemente de la espalda, por lo que tanto él como su familia tenían dudas sobre si sería posible esta aventura, su salud en ese momento era lo primero.

El salto en parapente se realizó en la montaña Humtou, en China y la decisión se tomó luego de que Yu viese a jóvenes realizando la actividad, por lo que se vio sumamente tentado. Sin embargo el desafío representaba riesgos así que tuvo que prepararse. Su nieta fue la que lo acompañó a cumplir su sueño encargándose de los preparativos ya que por parte de los instructores querían tener certeza de que la salud del abuelo no se vería complicada.

Luego de una sesión con la fisioterapeuta, aunque cueste creerlo o no, le dieron el visto bueno teniendo 105 años y se pusieron a preparar la ansiada actividad.

El salto era estilo Tandem, es decir que van 2 personas juntas lo que no fue problema ya que Te-Hsin saltó con su instructor. Primero subieron en avión a nada menos que 780 metros de altura y luego sin pensarlo mucho se lanzaron mientras el anciano sostenía su palo selfie para grabar el fantástico momento.

Yu Te-Hsin tras salto – Guinness World Records

“Luego del despegue, miré al suelo, ¡oh! Estoy arriba de la tierra. ¡Mirando hacia adelante, el cielo se veía limpio y hermoso!”.

–Yu Te-Hsin a Guinness World Records

Llegando al suelo, parte del equipo estaba esperándolos para agarrarlos y también se encontraba la familia, expectante de que todo resultara bien. El aterrizaje fue un éxito y todos celebraron el gran coraje del Yu Te-Hsin que logró no solo probarse a si mismo sino también ser parte de la historia como un ejemplo a la valentía.

Puede interesarte