Por Luis Lizama
14 junio, 2021

Pasaba sus días viviendo “en una plaza debajo de una palma muy grande”, sin condiciones dignas. Ahora puede ducharse con agua caliente, cenar tranquilamente y pasar tiempo con su nueva familia. Lo merece. ❤️

Muchos adultos mayores no tienen la vida que merecen. Han trabajado toda su vida, de sol a sol y con mucho esfuerzo, lo justo sería que ahora descansaran, pero tristemente la realidad dice otra cosa. Don Felipe Reyes, un señor mexicano de 108 años, es el vivo ejemplo.

Una familia lo encontró viviendo en situación de calle, sobreviviendo con muy poco y sin siquiera un techo donde refugiarse. Muchos seguirían su camino, dándole una propina y olvidando todo unos minutos más tarde, pero en este caso fue diferente. 

El anciano fue rescatado y adoptado de las calles, dándole una nueva oportunidad para ser feliz.

Facebook Benita Dearz

Esta bella historia transcurre en la ciudad de Torreón, donde el señor de 108 años pasaba su vida en la calle, sin techo, comida ni dignidad. Lamentablemente es el reflejo de muchos ancianos, no es un hecho aislado.

Pero lejos de lamentarse unos segundos y después seguir con sus vidas normales, la familia de Benita Dearz fue mucho más allá.

Facebook Benita Dearz

Se conmovieron a más no poder con la historia de don Felipe Reyes, quien recolectaba botellas y sobrevivía con lo justo, viviendo en las calles. Quedaron con el corazón roto y le dieron 100 pesos mexicanos, pero eso no fue suficiente para calmar su inquietud. 

El anciano agradeció y les dijo “ya tengo para mi coquita y mi pan“.

Más tarde, aquel mismo día, decidieron volver y darle algo más que solo propinas.

Facebook Benita Dearz

Lo llevaron a comprar ropa e invitaron a cenar en casa. Pudo darse una ducha caliente, comer adecuadamente y vestir con ropa limpia. 

La conexión fue tal, que lo invitaron a vivir con ellos. Al fin tendría calor de hogar.

Facebook Benita Dearz

Su historia se hizo viral a través de redes sociales, despertando los corazones de muchos usuarios, enternecidos y conmovidos por el bello relato. No cualquier hace lo que esta familia, su noble gesto es para aplaudir de pie.

“Así quedo Don Felipe, bañadito, cambio nuevo y lo mejor una cena en familia. Gracias por las compartidas, gracias por sus buenos deseos y muchas gracias por los mensajes recibidos. Este hermoso gesto hacia el (sic), es en honor a mis abuelos Blas y Angelita que están en el cielo”.

–escribió Benita Dearz en  de Facebook–

Don Felipe ahora tiene la familia que merece.

Puede interesarte