Por Monserrat Fuentes
4 octubre, 2018

“¿Cómo podría decir que no?”, comentó el médico que cosió al osito del niño de 8 años con hidrocefalia.

Un neurocirujano canadiense acaba de ganarse el respeto y la admiración de muchos internautas después de compartir un emotivo momento que vivió junto a uno de sus pacientes pediátricos y a su mejor amigo “Little Bear”.

Richard McKie

El doctor Daniel McNeely se hizo famoso en Twitter después de compartir el hermoso gesto que tuvo con uno de sus pacientes antes de entrar a un complicada cirugía.

“Un paciente me preguntó si también podía arreglar su osito de peluche justo antes de anestesiarlo… ¿Cómo podría decir que no?”, escribió el neurocirujano en Twitter junto a dos fotografías del momento.

Su paciente se llama Jackson Mckie, un niño de ocho años que padece de hidrocefalia.

Justo antes de anestesiar a Jackson para realizarle una extracción de líquido cefalorraquídeo, el niño le preguntó al doctor McNeely si podía operar a su osito llamado Little Bear para curarle una “herida”.

El profesional accedió a realizar la “operación”, le puso una máscara de oxigeno a Little Bear y con mucho cuidado suturó un brazo del peluche y lo dejó como nuevo.

pdmcneely/Twitter
pdmcneely/Twitter

El padre del paciente, Richard McKie, dijo a CBC que Jackson estaba muy feliz con la acción del médico, “estaba tan orgulloso. Tenía a Little Bear acostado en la cama del hospital con él y todo”, declaró.

Richard McKie

La bonita acción de McNeely se llenó de elogios en Twitter, hasta el hermano del pequeño le escribió para agradecerle.

“¡Es el oso de mi hermano! Muchas gracias dr. McNeely, eres literalmente un salvador de vidas”.

“Oh dios mío. Eres un hombre especial, tus pacientes tienen suerte”.

Mi doctor hizo eso por mí cuando iba a entrar a una cirugía a los 6 años, ahora tengo 48. Una prueba de que tu paciente nunca lo olvidará”.

“Tu compasión es un ejemplo para todos nosotros”:

“¡Restauraste mi esperanza en la humanidad! Bien hecho, doctor, eres una persona increíble.

Pese a la gran respuesta que tuvo en las redes sociales, el neurocirujano aseguro que su intención no era hacerse famoso en internet, sino que lo hizo para hacer sonreír a su paciente.

“No es lo que estaba buscando, solo pensé que podría hacer sonreír a algunas personas en algún lugar”, señaló a Unilad.

¡Qué gran ejemplo de vocación por su trabajo!

Puede interesarte