Por Luis Lizama
30 diciembre, 2020

Con ayuda de un tío, convirtió su amor por las abejas en un negocio próspero. El encarcelamiento de sus padres lo hizo más fuerte.

Su nombre es Keith Griffith y vive en Kentucky (Estados Unidos), donde su nombre ya empieza a hacerse conocido. No se trata de un reconocido deportista, de un superdotado alumno, pero sí de un pequeño con una gran fortaleza.

Tiene 13 años y es un exitoso apicultor, que comenzó su negocio y amor por las abejas cuando sus padres fueron encarcelados. Todo parecía oscuro, pero gracias a la ayuda de un tío, logró hacerse más fuerte y salir adelante.

Esta es su inspiradora historia.

Instagram Keith Griffith III

Todo comenzó cuando los padres de Keith fueron encarcelados. Lamentablemente su cuidado quedó en el aire, hasta que un tío pudo hacerse cargo. Fue entonces que conoció el mundo de las abejas, interesándose al instante.

Pasaron mucho tiempo juntos, compartiendo su pasión e incluso llevándola un poco más allá.

“Me quitó la mente de lo que estaba pasando y realmente comencé a disfrutarlo, y también comencé a aprender mucho”.

–comentó el adolescente a Good Morning America

Instagram Keith Griffith III

Empezó entonces un negocio próspero, que le ha valido los aplausos de miles. Su empresa adoptó el nombre de Beeing2gether, con el que ha vendido muchos productos, en diversos locales de alimentos y también en su sitio web.

De momento, su objetivo es juntar dinero para pagarse una buena escuela secundaria.

Instagram Keith Griffith III

Cuando sus padres salieron de prisión, su negocio y vida mejoró todavía más. Escribieron juntos un libro sobre el vínculo de la apicultura y la salud mental. 

“Empecé a escribirlo y mis padres me ayudaron. El libro trata sobre la apicultura, consejos sobre apicultura, lo que puedes hacer cuando empiezas y diferentes especies de abejas”.

–relata Keith–

Instagram Keith Griffith III

Las abejas son parte importantísima de nuestro planeta, por ende su trabajo, aprecio y cultivo es un beneficio para todos. Incluso en esta oportunidad “ayudaron” al pequeño Keith y su familia.

¡Felicidades!

Puede interesarte