Por Cristofer García
13 octubre, 2020

“¿Cuánto tiempo más tengo en la faz de la tierra? Voy a intentar hacer lo mejor que pueda para disfrutar de lo que tengo”, dijo Ronnie Long. Se hizo justicia.

A veces las circunstancias de la vida son injustas y muchos terminan pagando por los errores de otros. Nadie saber mejor esto que Ronnie Long, quien estuvo encarcelado durante 44 años, a pesar de ser inocente y que nada en la escena del crimen coincidía con su ADN.

Long fue sentenciado a 80 años de prisión en Carolina del Norte, luego de ser acusado de los delitos de violación y robo, en un jurado compuesto exclusivamente por blancos en 1976, siendo él afroamericano.

Ashleigh Long

Después de más de cuatro décadas tras las rejas injustamente, su equipo legal obtuvo permiso para revisar la evidencia biológica del caso y dejar en evidencia que fue un error desde un principio la acusación. Ahora, a los 64 años, Ronnie está finalmente en libertad.

“Todavía estoy tratando de acostumbrarme. Todavía no he salido mucho. Esto es algo que voy a apreciar por el resto de mi vida”, expresó en el programa Good Morning Britain, según reseñó Metro.

AP

“¿Cuánto tiempo más tengo en la faz de la tierra? Voy a intentar hacer lo mejor que pueda para disfrutar de lo que tengo”, agregó. Por ahora, mientras da sus primeros respiros de libertad, Ronnie confesó que lo que más ha disfrutado “estar con mi esposa y estar con mi familia, poder comer lo que quiero”.

Ashleigh Long

Él destacó sentirse aliviado de no estar más ahí dentro, cuando nunca tuvo que estarlo. Además, está gozando las pequeñas cosas de la vida que durante mucho tiempo le arrebataron injustamente.

Solo para poder levantarme por la mañana y ver salir el sol, sabiendo que la gente no te está mirando y que no estás todavía detrás de una cerca. Solo el placer de tener la libertad de caminar calle arriba, ir al centro, comprar una camisa. Solo con esa pequeña libertad, ya lo comprendo, es suficiente. Es abrumador en comparación con el lugar de donde vengo”, manifestó.

AP
AP

Todo el caso de Ronnie ocurrió cuando el racismo era mayor en Estados Unidos. Se presume que, debido a su color de piel, la ley en esa oportunidad lo condenó a pesar de no contar con pruebas. En una batalla judicial por demostrar su inocencia durante 30 años, su defensa por fin ganó.

Puede interesarte