Por Felipe Costa
12 abril, 2021

Margarita Castró evitó a toda costa la tala de un árbol de alcornoque para la pavimentación del camino. Su determinación llamó la atención de miles de personas hasta que sus súplicas se hicieron realidad.

Anteriormente, te contamos la historia de Margarita Castro, una anciana de 80 años que al saber que talarían uno de los árboles más viejos de su barrio, se aferró a él una tarde completa hasta disuadir a la maquinaria de la municipalidad. Pues resulta que su voz fue escuchada, no solo por sus vecinos, sino por cientos de ciudadanos que transformaron su causa en un asunto nacional, obligando al traslado seguro del árbol para su conservación, informa T13.

Renaciendo Talcahuano

Margarita estaba cansada de la tala indiscriminada. Durante años, aquel lindo vecindario al que se mudó en la ciudad de Talcahuano. Chile, comenzó a transformarse en un desértico pasaje donde se cambiaba el pasto por arenilla y lo árboles desaparecían para dar paso a construcciones, así que al saber que un viejo árbol de alcornoque sería talado para pavimentar el camino, salió de su casa y se aferró a él.

La maquinaria estaba lista para avanzar y los obreros solo esperaban la señal para cortar el árbol, sin embargo, Margarita fue valiente y decidida, llamando la atención de los vecinos.

Renaciendo Talcahuano

Las imágenes de la abuelita se hicieron virales y tal determinación por salvar el árbol causó el interés de una empresa rescatista de árboles, la cual se ofreció gratuitamente para disponer de su maquinaria y sus recursos con tal de trasladar al alcornoque a un sitio seguro. Se les concedió el permiso y durante el fin de semana comenzaron la misión.

Para lograr la extracción, se necesitó hidratar al árbol primero y aplicar tratados especiales para que las raíces soportaran ser sacadas de la tierra. El proceso completo demoró unas seis horas, en que cada movimiento debió hacerse con el máximo cuidado y tras por fin separarlo del suelo, fue llevado hasta un vivero municipal.

Renaciendo Talcahuano

Margarita no pudo asistir al proceso de extracción por temas sanitarios, pero apenas el árbol fue plantado en su nuevo hogar, se le dio aviso y permiso para que pudiera visitarlo, cosa que hizo al siguiente día, llevándose una gran sorpresa.

Renaciendo Talcahuano

Encima del alcornoque había un letrero en homenaje a la abuelita que decía “Margarita Castro salvó este alcornoque de ser talado”, un mensaje para honrar la valentía de una simple ciudadana que actuó con el corazón y el respeto hacia el medioambiente. Ahora el árbol de 50 años está a salvo permite comprender que la modernización no siempre tiene que ser contraria a la naturaleza si se preserva con respeto.

Puede interesarte