Por Constanza Suárez
9 octubre, 2019

Para la mayoría de estas señoras, el trabajo en la huerta es para toda la vida, lo que las hace fuertes y resistentes. Una vida acostumbrada al trabajo hace que lo que antes fue necesidad y obligación ahora sea el mejor de los deportes. ¿Cómo no van a ser superabuelas si lo siguen haciendo?”, dijo el artista Joseba Muruzábal.

Joseba Muruzábal, más conocido como Yoseba MP, lleva más de un año pintando mujeres en fachadas de edificios gallegos. Se inspiró en algunas que ha visto faenando, sachando en la huerta, segando hierba, cargando bolsas. Y él las llama “superheroínas”

Estos murales del artista gallego de 33 años se enmarcan en Fenómenos do rural, una serie que arrancó en forma de cuadros para la Feria del Cocido de Lalín (Pontevedra). «El tema de esa exposición gira en torno al cocido, un plato típico gallego. Partiendo de eso se me ocurrió cambiar el concepto de las Meigas gallegas (brujas). Pero para una mirada educada en la ciencia ficción es mucho más natural que una señora que pela una patata en el aire sea un jedi de Star Wars que una bruja», dijo Muruzábal a Verne.

Joseba Muruzábal

Al tiempo, estos cuadros se convirtieron en murales gigantes, el primero lo pintó en octubre del 2016 en el festival Desordes creativas. Fueron los organizadores de este encuentro los que lo animaron a pintar “en grande”. Sus murales son de hasta 15 metros de altura, que muestran a las mujeres como si tuvieran superpoderes.  

«Creo que la Galicia rural es un sitio atípico. El minifundio y la economía de subsistencia son algunas de las causas. No te sorprendas si ves a una octogenaria podando un frutal o carreteando leña por el arcén de la carretera«, explicó Joseba. 

Joseba Muruzábal

«En la Galicia rural, las casas definen los bordes de las carreteras, una fila india de construcciones que te llevan de pueblo en pueblo. Se cultiva durante todo el año, un trabajo de casa para el que la jubilación no existe. Para la mayoría de estas señoras, el trabajo en la huerta es para toda la vida, lo que las hace fuertes y resistentes. Una vida acostumbrada al trabajo hace que lo que antes fue necesidad y obligación ahora sea el mejor de los deportes. ¿Cómo no van a ser superabuelas si lo siguen haciendo?», agregó.

Joseba Muruzábal

Muruzábal primero conoce a la modelo, visita su casa y “busca la magia”. Las fotografía antes de pintarlas. “A veces hago una relación con la tradición del sitio donde estoy pintando y en otras, el poder está vinculado directamente a las actitudes de la modelo», asegura.

Joseba Muruzábal

Por ejemplo pintó a Elisa, una mujer de 84 años, sosteniendo una patata gigante como si fuera Obélix, o Claudina de 79 que la pintó saltando de roca en roca como un ninja. 

Joseba Muruzábal

 

 

 

 

Puede interesarte