Por Francisco Armanet
1 diciembre, 2017

«Tu trasero está en llamas» y «¡No eres apta para cardiacos!», son algunos de los comentarios que recibe por sus fotos.

Mientras Christine Carlos se bañaba en el mar durante un caluroso día en 2012, su hija de 8 años le pidió que hicieran una carrera de vuelta hacia la arena. Sin sospechar lo que pasaría, la mujer aceptó la propuesta y comenzó a correr, pero no habían pasado más 10 segundos cuando sintió le faltaba el aire. Una intensa fatiga la paralizó y obligó a detenerse de inmediato. La pequeña se volvió hacia su madre y le preguntó riéndose. «¿Tan vieja estás?». Pero Christine sabía que su agotamiento no era una cuestión de edad, sino de kilos. Fue esa inocente pregunta, entonces, la que la llevó a decidir adoptar un nuevo estilo.

En ese entonces, ella tenía 32 años y pesaba más de 100 kilos.

Instagram / ceceven

«Me sentí devastada porque no fui capaz de jugar con mi hija de la manera en que ella quería», dijo Christine a Muscle and Fitness. «Me quedé sin aire, estaba absolutamente fatigada».

Instagram / ceceven

Entonces, comenzó el cambio. Modificó su dieta gradualmente y fue eliminando los alimentos grasosos y con exceso de calorías. Incorporó vegetales y reservó pequeñas cantidades de carbohidratos sólo para situaciones específicas. En 5 meses ya había perdido 25 kilos.

Pero además del régimen alimenticio, Christine planificó una rutina de ejercicio que consistía en caminar durante 45 minutos al día, seis días a la semana. Para luego pasar al trote. Después sumo pesas y ejercicios de otro tipo.

Un año más tarde, la mujer que había sufrido con su hija ese día en la playa, había perdido más de 50 kilos con la mente concentrada en continuar mejorando. En 2013, enfocó sus ejercicios para competir en concursos de bikinis. Era algo que nunca antes habría imaginado, pero el esfuerzo dio resultados considerables.

https://www.instagram.com/p/Bb5icw5j62G/?taken-by=ceceven

https://www.instagram.com/p/BaAWkNmj-gj/?taken-by=ceceven

«Me daba nervio subirme al escenario para concursar en bikini, pero tener a mi hija ahí me dio fuerzas. No importaba si perdía o ganaba, yo ya había logrado algo importante», dijo Christine.

Y claro, su nuevo cuerpo calzaba perfectamente en una competencia de ese tipo.

https://www.instagram.com/p/BZzV_ZhjnrT/?taken-by=ceceven

https://www.instagram.com/p/BZCHQzYjcEo/?taken-by=ceceven

https://www.instagram.com/p/BYbLq6Ojm-P/?taken-by=ceceven

I hope you all shined today ✨ – #humpday #shine #beyourself #positivevibes

A post shared by Cece (@ceceven) on

https://www.instagram.com/p/BWdABqwj1k1/?taken-by=ceceven

https://www.instagram.com/p/BWFz_rlDXIN/?taken-by=ceceven

Actualmente, Christine dio un paso al costado de las competencias pero mantiene un estilo de vida saludable y es muy responsable con la alimentación y los ejercicios. «Mucha proteína, vegetales verdes, y grasas saludables», señaló a POPSUGAR.

«Es importante tomárselo día a día», añadió. «No hay que pensar en el largo plazo sino enfocarse en lo que es mejor en el presente. Si te concentras en cómo quieres verte más adelante, te desalentarás con mucha facilidad».

 

https://www.instagram.com/p/BMkdouCBofU/?taken-by=ceceven

https://www.instagram.com/p/BKqwM1mB7EH/?taken-by=ceceven

Su cuenta de Instagram la siguen casi 90 mil personas que comentan cada foto que comparte. Los comentarios van desde «Tú trasero está en llamas» hasta «No eres apta para cardiacos»…

Sin duda lo merece.

Puede interesarte