Por Diego Aspillaga
19 junio, 2020

“Para aquellos que tienen sueños en la vida, no les den una razón para que fracasen”, dijo Ofelia Mondaya, quien balanceó su trabajo con sus estudios y la crianza de 7 hijos.

Existen personas simplemente no se rinden ante nada para cumplir sus metas.

Sin importar de dónde provienen, el dinero o el tiempo que tienen disponible, estas personas logran inspirar a miles con sus historias de esfuerzo, dedicación y sacrificio para lograr cualquier objetivo.

Pixabay

Un gran ejemplo de esto es la historia de Ofelia Mondaya, una mujer que trabaja como barrendera en la provincia filipina de Batangas y que llegó a los titulares locales luego de lograr graduarse de la universidad a sus 55 años.

Comúnmente vista en las calles de la ciudad limpiando el espacio público, esta mujer logró completar un curso de Administración de Empresas en una universidad local, aprovechando el tiempo libre que le dio la pandemia provocada por el coronavirus para terminar sus estudios.

Brigada News

Madre de 7 hijos y esforzada trabajadora, Mondaya nunca perdió de vista su sueño de terminar la universidad.

Sin importar lo cansada que estaba después de un extenuante turno de trabajo o después de ayudar a sus 7 hijos día a día, Ofelia logró balancear sus estudios con su ocupada vida y cumplir con su meta a como de lugar.

Su familia y todos los Batangueños ahora están inspirados por la barrendera que logró terminar la universidad a pesar de tener todo en contra.

Brigada News

En una entrevista con Brigada News, Ofelia enfatizó el sacrificio y la confianza en sí misma para alcanzar su sueño y llamó a todos los que dudan de ellos mismos que salgan a buscar lo que quieren: Si ella pudo, todos pueden.

“Para aquellos que tienen sueños en la vida, no les den una razón para que fracasen. La oportunidad está sobre nosotros, debemos sacrificarnos para lograr nuestros sueños”, dijo.

Ofelia estudió por primera vez en el sistema de aprendizaje alternativo del Departamento de Educación en 2014 antes de la universidad.  Gracias a sus buenos resultados académicos, la mujer obtuvo una beca del gobierno local que fue de gran ayuda para sus estudios.

Brigada News

Ya con su título de administradora de empresas, Ofelia ahora espera dejar las calles y tener un trabajo estable que le permita tener más tiempo para descansar y estar con su familia.

Mondoya es una prueba viviente que no importa la edad ni el origen de las personas sino su determinación y ganas de salir adelante.

Puede interesarte