Por Camilo Morales
4 octubre, 2021

Tras convertirse en un símbolo de la crisis en Afganistán cuando los talibanes llegaron al poder, la bebé que hoy tiene 8 semanas de vida está junto a sus padres en Phoenix. “Pasó por los peores momentos al comienzo de su vida”, dijo su padre.

Hace unos meses el conflicto en Afganistán con la llegada de los talibanes al poder vivió uno de sus momentos más críticos y álgidos en el Aeropuerto Internacional Hamid Karzai, en Kabul, en donde miles de afganos intentaron dejar el país a través de aviones y la ayuda de militares estadounidenses y británicos.

Una de las escenas más impactantes se dio en ese lugar, en donde Hameed, quien no ha revelado su nombre completo por seguridad, le entregó su bebé a un militar estadounidense para que lo levantara entre una reja con alambres de púas.

Reuters

Ese registro dio la vuelta al mundo y mostró la desesperación de los ciudadanos afganos que no querían ser gobernados por los talibanes. Según información de Daily Mail, Hameed había vivido y trabajado durante todo un mes sirviendo como intérprete para ayudar a los militares estadounidenses en la evacuación de personas.

Es por eso que se perdió el nacimiento de su hija, 16 días antes de ese hecho, por lo que solo pudo conocerla allí. Antes de eso, solamente se había comunicado con su esposa por teléfono, a quien le entregó las instrucciones para que pudiera escapar a través del aeropuerto en Kabul.

Reuters

Y esa historia logró tener un buen desenlace, ya que según información de CBS, hoy la bebé se encuentra viviendo en Phoenix, Estados Unidos, junto a sus padres. “Cuando sea mayor, le diré que es una luchadora. Pasó por los peores momentos al comienzo de su vida“, dijo Hameed.

3TV/CBS5

El intérprete recuerda que ese día varias personas quedaron heridas tras pasar por encima de los alambres y que muchas fueron aplastadas por el tumulto. Eso ponía en riesgo a la bebé. “Pensé que nunca lo lograría, que sería aplastada hasta la muerte“, temía su padre.

Sin embargo, se le acercó un militar que le dijo que podía levantarla. “Pero también dijo que saldría herida. Le dije que me arriesgaría. Preferiría que se lastimara a que se muriera“, explicó él.

3TV/CBS5

Ese día le entregué a mi bebé a un completo extraño. Lo único en lo que confiaba es que era un infante de marina y que mi hija estaría a salvo“, agregó.

De ahí en adelante juntos iniciaron un largo viaje para poder llegar hasta Estados Unidos, por lo que se enteraron recién cuando aterrizaron en Phoenix que la imagen de su bebé había dado la vuelta al mundo y se había transformado en un símbolo de la crisis en Afganistán. 

3TV/CBS5

Hasta el momento viven tranquilos en suelo estadounidense junto a amigos y conocidos, pero todavía temen por sus familiares que siguen en su país natal. Además de eso, han tenido que luchar por conseguir identificación y legalizar su situación.

Estamos en aprietos porque no podemos llevar a la bebé a un médico. No podemos conseguir seguro, no tiene número de seguro social. Lo hemos solicitado, pero Dios sabe cuánto tiempo llevará“, cerró Hameed.

Puede interesarte