Por Luis Lizama
16 octubre, 2020

Cuando regresó a casa después de su trabajo en el hospital de Nueva Jersey (Estados Unidos), se enteró de la triste realidad que enfrentaba el niño de 2 años. Decidió ayudarlo.

Este es un relato de solidaridad y vocación. Muchos profesionales que eligen el área de la salud no tienen una vocación real, simplemente lo hacen por dinero, por trabajo. Muy por el contrario, la joven Taylor Pikkarainen es una enfermera que pasó 2 meses colaborando en el hospital de Nueva Jersey (Estados Unidos), motivada por su necesidad de ayudar. 

Es una profesional bondadosa, que apenas regresó a casa se enteró de la situación que afrontaba un pequeño llamado Bondie, de apenas 2 años y que necesitaba un trasplante de riñón. Taylor lo meditó algunos días y decidió ser la donante. 

Good Morning America

Todo comenzó cuando la joven regresó a su estado, en Minnesota, la ciudad natal. Así pasaron los días y conoció la historia de un niño de 2 años que había nacido con síndrome nefrótico congénito.

Se trata de una afección que hace al niño botar demasiadas proteínas en su orina, produciéndole una insuficiencia renal.

Good Morning America

Fue como si alguien hubiese puesto al pequeño en frente de Taylor, sabiendo que su solidaridad la haría ser donante.

Comenzó a investigar todo sobre el proceso. No era fácil, quedaría solo con un riñón y eso podría traerle inconvenientes en su trabajo. 

“Estaba sentada allí y rápidamente busqué los efectos secundarios para mí como donante, por ceder un riñón.

Siempre existe un riesgo con la cirugía, pero no hubo un mayor riesgo de enfermedad renal o insuficiencia renal”.

–comentó la chica a Good Morning America–

Good Morning America

La joven de 27 años quiso hacer todo en silencio, pero finalmente su generoso acto salió a la luz. Ella envió una nostálgica carta al pequeño, con un oso de peluche como regalo. No solo fue solidaria, sino también muy amable y carismática.

La familia del niño agradeció profundamente.

“Es difícil ponerlo en palabras. Realmente no podíamos creerlo, de verdad, que alguien a quien apenas conocemos y ni siquiera un miembro de la familia estuviera tan dispuesto a dar uno de sus órganos”.

–comenta la madre de Bondie a Good Morning America– 

Good Morning America

Días antes de la cirugía los dos protagonistas se conocieron. Se tomaron una foto, para retratar el hermoso momento y generar muchísimos comentarios de agradecimiento. Lo que ha hecho Taylor no lo hace cualquiera.

Finalmente todo terminó perfecto, recuperándose ambos a los pocos días. Ella es una heroína, él es un guerrero.

Puede interesarte