Por Luis Lizama
21 julio, 2021

Alcionildo Ferreira tiene 32 años y lamentablemente perdió sus piernas cuando tenía siete. Hasta entonces, jamás había podido caminar, pero su historia se hizo viral en redes sociales y muchos usuarios le donaron dinero para que comenzara un tratamiento.

La historia Alcionildo Ferreira es un relato de amor, esfuerzo y sacrificio. Su nombre se hizo viral a comienzos de esta año, cuando fue captado construyendo su hogar, con sus propias manos y a pesar de no tener piernas.

Su discapacidad física no era un impedimento para levantar sus paredes, subir por escaleras y construir su casa. Se hizo viral en las redes sociales y despertó el corazón de muchos, tanto así que iniciaron una campaña para ir en su ayuda. 

El brasileño de 32 años, que perdió sus piernas cuando tenías apenas siete, hoy puede ponerse de pie gracias al tratamiento iniciado con donaciones de desconocidos.

Archivo Personal

Ferreira vive en Campo Grande (Mato Grosso del Sur, Brasil), donde construye su hogar a punta de esfuerzo y motivado por el amor a su familia.

Cuando era pequeño, sufrió un accidente en la localidad de Maranhão, donde perdió ambas piernas, todo mientras ayudaba a su hermano en un servicio agrícola. 

Cayó de un tractor en movimiento y, el cortador de la máquina, le amputó ambas extremidades.

Archivo Personal

Desde entonces no pudo caminar más, pero no fue impedimento para salir adelante, tener una familia y un hogar lleno de amor. Está casado y tiene dos bellos hijos, por los que sigue luchando cada día.

Cuando su historia de esfuerzo se hizo viral, recibió muchos comentarios y ayudas económicas.

Pudo adquirir una prótesis y un tratamiento, con el que ha comenzado a moverse y a recuperar la movilidad.

Archivo Personal

A comienzos de mes, Ferreira probó su nueva prótesis por primera vez, la que está hecha a su medida y conformidad. 

“Ni siquiera sé cómo explicarlo, un sentimiento muy diferente. ¡Poder ponerse de pie de nuevo después de tanto tiempo es mucha emoción! Estoy muy feliz. No puedo esperar para dar el primer paso “.

–explica a medios locales–

Archivo Personal

Gracias a la ayuda de más de mil personas, Alcionildo está logrando su sueño de ponerse de pie y caminar.

“Es una felicidad inexplicable”, dijo.

Muy pronto lo veremos caminar, de eso no tenemos dudas.

Puede interesarte