Por Diego Aspillaga
14 mayo, 2020

Estos humildes habitantes de Zambia no dejan que sus pocos recursos les impidan pasear con sus hijos de una forma práctica y segura. Sorprendieron con su ingenio.

«Donde hay voluntad hay un camino», afirma un popular y tradicional dicho que aplica perfectamente a los pobladores de esta pequeña aldea en Zambia.

The Bushcamp Company

Acostumbrados a vivir de la tierra y sin muchos lujos, estas personas han demostrado que la raza humana es capaz de lograr cualquier objetivo con muy pocos recursos, siempre y cuando exista la voluntad y la creatividad para salir adelante.

¿No hay agua potable? Los campesinos viajan a buscar agua al río más cercano hasta que logran instalar un pozo para sacar agua limpia para poder consumir.

¿Quieren jugar pero ni siquiera tienen pelotas? Piedras, verduras y frutas sirven como balones para cualquier actividad.

¿No hay refrigeración para alimentos? Un hoyo en el piso y una jarra de greda son suficientes para mantener los alimentos frescos y sin insectos por días.

The Bushcamp Company

Y ante el problema de pasear a sus hijos de manera segura y eficientemente, estos aldeanos lograron otra genial solución que ha impactado al mundo gracias a su creatividad e ingenio.

Si bien en el mundo occidental tenemos coches especializados -y costosos- para llevar a nuestros bebés a donde vayamos nosotros de una forma fácil, estos aldeanos no gozan de este privilegio, por lo que tuvieron que inventar un paseador que cumpla esa función y sea accesible.

Para esto, los hombres y mujeres de Zambia dieron con un diseño perfecto, fácil de hacer y hecho de materiales fáciles de conseguir.

The Bushcamp Company

Palos de bambú amarrados con cuerdas y calabazas en forma de ruedas, más una tela  para que los niños se sienten, fue todo lo que estas personas necesitaron para diseñar un eficiente y práctico coche para bebés que hace que los largos traslados a los pueblos y otros lugares sean mucho más llevaderos.

La simple y genial solución, sobre todo el uso de calabazas como ruedas, fue ampliamente celebrada en internet, donde miles de personas aplaudieron el ingenio de estos pobladores y aprovecharon de agradecer por las cosas que damos por sentadas pero que son verdaderos lujos.

The Bushcamp Company

Estos ingeniosos luchadores demuestran con creces que la raza humana puede superar cualquier situación y obstáculo usando su creatividad y deseos de sobrevivir. Son un verdadero ejemplo viviente del dicho «donde hay voluntad, hay un camino».

Puede interesarte