Por Felipe Costa
18 febrero, 2021

El fotógrafo GMB Ankash ha pasado al menos 20 años documentando la vida de los más excluidos en Bangladesh, ganando varios premios internacionales. Sin embargo, nada le dio mayor satisfacción que sacar a los niños de las fábricas y las minas para hacerlos estudiar en una escuela.

La explotación laboral en menores es una práctica bastante rechazada en prácticamente todos los países del mundo. Todas las naciones que están adheridas a la ONU se comprometen en castigar duramente este tipo de ejercicios, pero lamentablemente hay culturas donde la mirada es distinta y el llevar sustento a casa termina siendo lo primordial, ante un Estado que no puede solucionar dicho problema.

GMB Ankash

En Bangladesh, por años han existido grupos marginados social y económicamente que han tenido que formar sus propios sistemas laborales con tal de poder sobrevivir. No es un misterio que la explotación sexual o incluso el abuso laboral contra menores, es una práctica que ocurre y pese a estar penada por la ley, al menos cuatro millones de niños lo sufren a día de hoy. La buena noticia, es que un documentalista ha logrado cambiarle la vida a muchos de ellos, permitiéndoles educarse.

Durante más de 20 años, el fotógrafo GMB Akash, ha documentado las zonas desprivilegiadas de su país. Con su cámara intenta llevar la conciencia social no solo a sus conciudadanos, sino a todo el mundo, de un problema que le compete a todos, por lo brutal que es.

GMB Ankash

Además de documentar, ha decidido intervenir directamente, ayudando a aquellas familias con las que ha compartido por años. Buscaba fervientemente la manera de retribuirles, no con dinero, sino con algo que les ayudase a cambiar sus vidas.

GMB Ankash

De esta forma, Ankash comenzó un proyecto filantrópico con varias intervenciones, pero ninguna como la más ambiciosa, que ha sido sacar a niños de la explotación laboral para darles una oportunidad en la escuela.

Ankash los inscribió y le compró todos los materiales a un par de chicos, pero al ver el increíble resultado que se reflejaba puramente en sus rostros, no pudo evitar ayudar a más.

GMB Ankash
GMB Ankash

De una fábrica de ladrillos, pudo llevarlos directamente a la escuela, captando y compartiendo el antes y el después de vidas que pueden cambiar para mejor, tan solo dándoles un pequeño empujón. Este gran proyecto no es más que el último de una larga carrera inmerso en los rincones más excluidos de su propio país.

GMB Ankash

“Desde el comienzo de mi carrera fotográfica, comencé a trabajar con personas marginadas de la sociedad. Mis primeros proyectos fueron con trabajadores sexuales, personas de tercer género, consumidores de drogas, la comunidad gay, los gitanos y la comunidad dalit. De hecho, trabajar con estas personas ha fomentado un profundo interés y comprensión de la fotografía y la vida”.

–GMB Ankash a My Modern Met

Ankash busca por medio de su cámara cambiar la vida de todos aquellos que pueda, darles una oportunidad a los que no tienen voz en este mundo moderno, e inspirarlos a que tomen un camino con mayores oportunidades, alejados de las drogas, la delincuencia y las malas prácticas. Sabe que cada persona tiene una historia que contar, pese a que vivan problemas similares y eso es lo que les da vida y también un propósito particular por el cual querer salir adelante.

GMB Ankash

El fotógrafo de Bangladesh, ha sido reconocido con múltiples premios internacionales gracias a sus trabajos documentales, pero nada de esto lo hizo dormir tranquilo hasta el día en que comenzó a retribuirle a los verdaderos protagonistas. Si bien sabe que solo no podrá acabar con la explotación laboral en menores, hará su mayor intento por salvar la vida de aquellos que pueda.

Puede interesarte