Por Cristofer García
10 julio, 2020

Para D. Sivan no había caminos imposibles. Él atravesaba cascadas, arroyos, vías del tren e incluso lidiaba con animales salvajes. Pero nunca fallaba.

Este cartero es el ejemplo perfecto de amar su trabajo. Durante 30 años D. Sivan recorrió 15 kilómetros a pie cada vez que debía entregar cartas, tal como lo demandaba su labor. Después de una larga trayectoria, ha decidido que es tiempo para retirarse.

Sivan, ahora de 62 años, tuvo que lidiar con arroyos, cascadas, elefantes, serpientes, osos perezosos y otras barreras, durante cada jornada laboral, cuando se dirigía a entregar la correspondencia en Singara y Marapallam, al norte de India.

The Hindu

Siempre que salía de su oficina de correos en Hillgrove, también atravesaba caminos de tierra, vías férreas, principalmente para llevar el correo y pensiones de trabajadores de las plantaciones de la zona.

“El cartero D. Sivan caminó 15 kilómetros todos los días a través de espesos bosques para entregar el correo en áreas inaccesibles en Coonoor. Atrapado por elefantes salvajes, osos, gaurus, cruzando arroyos resbaladizos y cascadas, cumplió con su deber con la máxima dedicación durante 30 años hasta que se retiró la semana pasada”, dijo Supriya Sahu, del Servicio Administrativo Indio.

Unsplash

La experiencia de los años afinó su conocimiento del camino y ya lo dominaba a plenitud, para no toparse con irregularidades. Sin embargo, en los últimos 6 años, según reseñó The Hindu, sus entregas habían disminuido producto de que muchos de sus clientes se han mudado de la zona. Pasó de entregar unas 15 cartas a solo 3 por semana en estos lugares.

Supriya Sahu

Y es que, a los lugares donde caminaba este incansable cartero se trata de sitios de difícil acceso y donde los vehículos no podían llegar. Eso para él no era problema, porque lo hacía con mucho gusto.

“Siempre le ofrecemos té, pero él se niega y ofrece comprarnos un poco”, dijo S. Sagathevan, uno de los clientes de Sivan, en conversación con The Hindu.

Según contó Sagathevan, en una oportunidad este certero en una ocasión hizo una entrega en tiempo récord, a un hombre que se había mudado de la zona, pero que había enfermedasdo y necesitaba su pensión de manera urgente. Él viajó hasta la nueva residencia e incluso lo llevó hasta el hospital.

Unsplash

“Me quedan tres años para la jubilación. Disfruto sirviendo a la gente, y lo haré hasta que me retire ”, dijo en ese momento Sivan al retornar de la entrega.

Ahora que, después de una larga carrera deja su trabajo, sus clientes lo recordarán con mucho aprecio y admiración.

Puede interesarte