Por Cristofer García
20 noviembre, 2020

“Nunca tuve una fiesta de cumpleaños, que recuerde, desde que tengo memoria”, comentó Gabriel. Fue de temática Ositos Cariñositos, como siempre quiso de niño.

Cuando una persona termina viviendo en la calle lo único que pide es una segunda oportunidad para empezar de nuevo. A pesar de los errores que se puedan haber cometido, siempre habrán ganas de remendarlos. Este es el caso de Gabriel, un joven brasileño que ha visto cambiar su vida luego de estar condenado a la indigencia.

Después de un buen tiempo viviendo en la calle, logró convertirse en un chef y abrió su propio restaurante vegano, con el cual distribuye alimentos a personas que son socialmente vulnerables, para que así no pasen hambre.

Associação Projeto Parabéns

Ahora, como muestra de agradecimiento por ayudar a otras personas que viven lo mismo que él padeció, le han hecho una sorpresa que jamás olvidará. A pesar de haber dejado atrás su anterior vida, Gabriel nunca había podido celebrar un cumpleaños a lo grande y ahora tuvo su primera oportunidad de hacerlo.

Associação Projeto Parabéns

En su cumpleaños 34, amigos y voluntarios del “Proyecto Felicidades” organizaron una fiesta para él, sabiendo que sería la primera que recibiría en toda su vida.

Associação Projeto Parabéns

Todo fue hecho para que resultara a la perfección. Desde que pequeño Gabriel siempre quiso un cumpleaños con temática de los Ositos Cariñositos. Por ello, ya de adulto, pudo cumplir ese deseo de niño.

Associação Projeto Parabéns

“Nunca tuve una fiesta de cumpleaños, que recuerde, desde que tengo memoria. Hay un niño atrapado dentro de mí que no cumplió años”, comentó Gabriel, según reseñó Razones para Acreditar.

Para él fue toda una experiencia nueva que no podrá borrar de su memoria. Tampoco pudo ocultar toda su alegría. Y es que es poco para toda la ayuda que ha dado a personas necesitadas, porque él sabe muy bien lo que es no tender nada ni a nadie.

Associação Projeto Parabéns

Gabriel conoce lo que es “querer comer algo bueno y no poder, querer sentirse parte de la sociedad y no poder”, por lo cual sigue adelante con su solidario proyecto. Se merece esta y muchas fiestas más.

Puede interesarte