Por Francisco Lira
17 abril, 2018

El dolor de su pasado ha desaparecido gracias al poder de la tinta.

La depresión es un tema muy complicado de abordar y ayudar a la persona que lo padece requiere de un tacto especial que muy pocos tienen. Aoife Lovett a sus 19 años se encontraba en un lugar muy oscuro en su vida. En su adolescencia sufrió una severa depresión que no la abandonó por muchos años.

Lo que si dejó el paso de la depresión por su cuerpo, fueron marcas de la constante autoflagelación que Lovett realizaba. Cortar sus brazos y piernas, se volvió su principal terapia cuando se encontraba en lo profundo de la depresión.

Autor desconocido. Ayúdanos a encontrarlo.

Afortunadamente, hace un par de años, el paso de los objetos filosos por su piel se detuvo. De manera absoluta fue considerado un logro luego de tanto tiempo dañando su cuerpo. Pero las cicatrices y marcas se mantuvieron ahí recordando el horrible pasado que había vivido.

Lovett no deseaba que su piel reflejara su oscuro y aterrador pasado y una idea llegó a su cabeza. Comenzó a buscar desesperadamente un tatuador que le ayudara a ocultar su antigua historia y ayudarla a encontrar el camino a la recuperación.

Autor desconocido. Ayúdanos a encontrarlo.

Muchos de los artistas que Lovett contactó se negaron a trabajar con ella. Al ver las cicatrices de su autoflagelación rechazaban de inmediato. Pero Aoife había dejado atrás la depresión y necesitaba comenzar una nueva etapa, por lo que su búsqueda no cesó.

“Es muy difícil cuando estás un par de años sin hacerlo (autoflagelarse) y ver las cicatrices te recuerdan cada día lo que te hiciste. Te trae recuerdos de cómo te sentiste. Hay mucha vergüenza que viene con ella y también mucha culpa. En especial cuando estás alrededor de tu familia”.

-Lovett para AWM

Afortunadamente Lovett conoció a Ryan Kelly, un joven tatuador que aceptó el desafío de tatuar sobre aquellas cicatrices de su pasado. Kelly también tenía una historia con la depresión, pues su mejor amigo se suicidó y él también luchó con la depresión luego de aquel suceso, por lo que comprendió a Lovett perfectamente.

Autor desconocido. Ayúdanos a encontrarlo.

Autor desconocido. Ayúdanos a encontrarlo.

Luego de tatuar a Lovett, Ryan Kelly comprendió que con su trabajo podía ayudar a muchas personas que buscaban lo mismo. En febrero del presente año, un segundo encuentro con Lovett inspiró a Kelly a fundar una ONG llamada “Scars Behind Beauty” (cicatrices detrás de la belleza).

El objetivo de esta organización es dar la gente que ha sufrido de un periodo oscuro en su vida cubrir sus cicatrices y tener un mejor futuro lejos de aquellos desagradables recuerdos. Y no cobra por este trabajo.

Autor desconocido. Ayúdanos a encontrarlo.

Autor desconocido. Ayúdanos a encontrarlo.

Es increíble la gran ayuda que puede entregar dejar unas marcas de piel atrás. Gracias a la valentía que tuvo Lovett al contar su historia y conocer a Kelly, hoy una ONG ayuda a más personas a dejar las cicatrices atrás y cambiarlas por bellos tatuajes.

Puede interesarte