Por Diego Aspillaga
22 julio, 2020

Mauricio, dueño del restaurant Casa Kiltro, se conmovió al ver la foto de un niño que dibujó una torta porque sus padres no podían comprar una para celebrar su cumpleaños. Ya ha entregado 18 pasteles para que los niños encuentren un poco de felicidad y se celebren en medio de esta crisis.

El coronavirus nos ha golpeado fuertemente a todos, pero aún hay quienes han encontrado una forma de seguir ayudando a los más necesitados aún cuando su principal fuente de ingresos se ha visto fuertemente golpeada por la crisis provocada por la pandemia.

24 Horas

Mauricio, dueño de restaurant Casa Kiltro, del Barrio Yungai en Santiago (Chile), es un buen ejemplo de esto.

Pese a que su local lleva meses cerrados por el coronavirus, este hombre se las ha ingeniado no sólo para ayudar a alimentar a esas familias que no han logrado ponerse de pie luego de la llegada del coronavirus, sino también para aquellas que han debido dejar de celebrar fechas importantes por la crisis. 

Según publicó 24 Horas,  este Mauricio quiso ir más allá y decidió no sólo entregar algo fundamental para vivir,  sino ofrecer también un regalo a los más pequeños del hogar, para sacarlos un poco de la contingencia.

24 Horas

“Me ha tocado, de ver que en las casas no hay como celebrar un día del niño o un cumpleaños y los niños son los que lo han pasado mal, quienes no tienen fiesta”, contó Mauricio al canal chileno.

Es por esto que el dueño del restauran Casa Kiltro decidió elaborar sabrosas tortas para regalárselas a esas familias que están luchando por alimentarse, para que puedan celebrar los cumpleaños de los más pequeños y conseguir pequeños momentos de felicidad en plena pandemia.

24 Horas

La idea surgió luego que un vecino le comentara que su hijo había dibujado en una hoja de block una torta para poder celebrar su cumpleaños. Esto le rompió el corazón y lo llevó a buscar una solución.

“Lo publiqué en las páginas de Barrio Yungai para que se inscriban los papás que no podían hacer tortas y fue super lindo” detalló el hombre, agregando que lo que más lo llena fueron las imágenes que después le compartían los padres con los rostros de felicidad de los niños.

24 Horas

A la fecha, Mauricio ha entregado más de 18 tortas a distintas familias del sector, donde asegura que en varios casos es incluso más importante que un regalo.

En tiempos de crisis como este en que muchas personas no tienen ni lo más mínimo para poder llevar sus vidas con algo de normalidad, personas como Mauricio son las que hacen la diferencia a través de gestos que hacen una gran diferencia. 

Pixabay

Necesitamos más personas como Mauricio en este mundo. 

Puede interesarte