Por Constanza Suárez
6 noviembre, 2018

Ella no puede hacer nada por sí sola y debe viajar junto a su esposo en el autobús por casi 10 horas.

Todos los días Mario Núñez se levanta a las 5.30 de la mañana y se prepara para trabajar conduciendo un autobús en Coquimbo, Chile. El hombre de 71 años se preocupa de su cuidado personal, pero también debe levantar a su esposa, vestirla, lavar sus dientes, llevarla al baño y luego subirla a su bus y acomodarla en uno de los asientos delanteros.

Fresia, de 65 años, lo acompaña todos los días en su dura jornada laboral de 10 horas sobre el vehículo, recorriendo La Serena y Coquimbo, porque no puede quedarse sola en su casa, sin que nadie esté a su cuidado. Es que hace cuatro años, fue diagnosticada con Alzheimer. Perdió por completo su autonomía.

Andrea Cantillanes

“Haga frío o calor, o como sea que esté el clima, tengo que levantarla. A mí me da pena hacerlo, porque la veo durmiendo y no quisiera”, comentó Mario al diario local El Día.

Los pasajeros suben al autobús y al ver a Fresia, la mayoría comprende la situación y son gentiles, pero también hay quienes lamentablemente se burlan. Y eso “le duele” a Mario.

La rutina de la pareja -que lleva 28 años junta- es compleja, por lo general Fresia va durmiendo durante el trayecto pero a veces el frío la consume, se ha caído de la micro y cuando tiene ganas de ir al baño, debe hacer sus necesidades en un tarro, según consignó el mismo periódico. La situación se ha vuelto realmente insostenible para la pareja, pero deben hacerlo porque no tienen otra opción. A pesar de que la mujer tiene hijos, ninguno de ellos puede ayudarla por diferentes razones.

Facebook/Sideral Mágica

“Yo la he cuidado solo, pero se me ha hecho muy pesada la situación (…) Hay veces que me dan ganas de autoeliminarnos”, dijo Mario.

A través de los años la enfermedad de Fresia ha avanzado, llegando al punto en el que Mario debe hacerse cargo por completo de ella. “Yo llego a esta casa y no converso con nadie, perdí mi vida social, no escucho música, no veo televisión, solamente me dedico a ella y a tratar de que se duerma para yo poder descansar por lo menos una media hora mientras está en su cama. Ese es nuestro día a día”, comentó.

Andrea Cantillanes

Tras conocerse la triste historia de estos dos ancianos en Facebook, por una usuaria que los captó, Mario ha manifestado que necesita ayuda de las autoridades para que su esposa pueda ingresar a un hogar.

Puede interesarte