Por Alejandro Basulto
2 octubre, 2019

Su hígado y riñones terminaron siendo transplantados exitosamente en tres pacientes.

Miguel Araya Tropa era un joven deportista muy querido por sus familiares y amigos. Con tan solo 20 años, había demostrado en más de una ocasión tener un gran corazón, como cuando por ejemplo, quiso volverse donante, para así en caso de que a él le pasara algo, poder con sus órganos salvar otra vida. Disfrutaba mucho andar en bicicleta, era conocido entre los circuitos de ciclistas debido a la dedicado que era con este deporte, que tristemente, se tornaría en el que practicaría segundos antes de morir.

Jose Andres

Este oriundo de Temuco, una región al sur de Chile, se encontraba recorriendo en su bicicleta la gran calle Austral, cuando se encontró con un auto que avanzaba velozmente, que lo terminó arrollando. Esto ocurrió un 22 de septiembre y estuvo hasta el sábado 28 de septiembre en la Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital de Temuco, por un TEC grave. Situación crítica de salud que finalmente le terminó costando la vida. Falleciendo en el lugar y en su cumpleaños.

Jose Andres

Pero su obra como buena persona y ciudadano, no terminaría ahí. Debido a que antes de ser atropellado, él había manifestado en vida, ante sus cercanos y el mismo Registro Civil, que quería ser donante. Y su familia respetó su voluntad. Iniciándose poco después de su defunción, una cirugía de procuramiento de órganos con la que se beneficiaron cinco personas.

«Querido hijito de mi corazón, hoy es tu cumpleaños y decidiste partir hacia tu libertad. Gracias a Dios siempre fuiste un niño, adolescente y un bello joven con un corazón único, generoso a decir basta. Hoy ya no estás conmigo hijo… Deseo con todo mi corazón y alma que vueles alto»

– escribió en Facebook, su mamá Edith Tropa, el día en que Miguel falleció.


Edith Tropa

Según consigna, Red Medios y Soy Chile, el Doctor Mario Gorena, urólogo del equipo de Trasplante Renal del Hospital Regional, agradeció que la familia respetara la solidaria voluntad del joven ciclista. Agregando también, que el mismo día un equipo quirúrgico hepático de la Clínica Alemana, se movilizó desde Santiago para llevarse el hígado para un paciente que se encontraba como prioridad nacional.

UNO

También uno de los riñones fue trasplantado a un paciente en la lista de espera de Temuco, mientras que el segundo riñón fue trasladado a Santiago. Ambos trasplantados de manera exitosa. Finalmente, el tejido corneal también llegó a buen destino. Cinco fueron las personas beneficiadas por la solidaridad de Miguel, que trascendió su vida.

 

 

Puede interesarte