Por Josefina Pizarro
10 marzo, 2017

“Se apartó y trató de hacer algunas llamadas. Abrazando a su hija y agarrando su cabeza, se podría decir que estaba con el corazón roto”.

Siempre intento hacer buenas acciones, por muy pequeñas que sean. Siempre doy propina, sonrío y siempre que alguien necesita una mano se la doy, porque espero que imiten mis acciones y hagamos este mundo un poco mejor. Pero lo que esta mujer realmente es de otro mundo, como si un ángel se habría caído del cielo. Inspirador y hermoso, lee la historia de un desesperado padre que no puede pagar el boleto de avión de su hija y como una simple persona, totalmente desconocida, cambió para siempre su vida.

Como todos sabemos, la mayoría de las principales aerolíneas permiten a los niños menores de dos años volar gratis en vuelos domésticos si se sientan en el regazo de sus padres. Algunos incluso están dispuestos a dejar que el niño se siente en su propio asiento si el avión no está a plena capacidad.

Consciente de esta regla, un joven padre decidió reservar solo un boleto para él, y no uno para su hija de un año. Parecía una sensata decisión en ese momento para un padre trabajador en su presupuesto.

Sin embargo, hubo una pequeña falla que el hombre no tuvo en cuenta cuando compró el billete, lo que terminó dejándolo descompuesto e indefenso en medio de un ocupado aeropuerto. Afortunadamente, se le apareció un ángel disfrazado para ayudar a este devastado padre justo cuando más lo necesitaba.

En una historia de “Love What Matters“, un testigo detalla el conmovedor encuentro que ahora se está propagando por internet.

“Esta mujer necesita ser elogiada. Un caballero estaba revisando su vuelo cuando el agente le preguntó qué edad tenía su hija. Dijo que recientemente había cumplido dos años. El agente entonces le preguntó si tenía un boleto. El hombre estaba confundido porque tenía la impresión de que podía viajar gratis. (Cuando él reservó el boleto, ella tenía uno pero su cumpleaños fue en enero). Él fue golpeado por la emoción. Mencionó que no podía darse el lujo de volver a reservar este vuelo o conseguirle un boleto en tan poco tiempo. Se apartó e intentó hacer algunas llamadas. Abrazando a su hija y agarrando su cabeza, se podría decir que estaba con el corazón roto. Esta mujer que estaba junto a él en el mostrador de la parte delantera escuchó todo. Ella se acercó a él y le preguntó qué estaba mal.

Después de hablar un poco, se acercaron al mostrador.

Ella señaló a su hija y dijo: “Quiero comprar su boleto”.

El agente dijo: “¿Sabe cuánto vale este boleto cierto?”.

La mujer respondió: “¿700 y algo?”.

“$749” dijo el agente.

La mujer dijo “está bien” y sacó su tarjeta de crédito. Yo estaba ahí y le dije: ¡Dios te bendiga!” y ellos imprimieron el boleto. El agente siguió hablando sobre su piel de gallina mientras el hombre abrazaba a la mujer y le pedía su nombre para pagarle. La mujer seguía diciendo “no te preocupes por eso”. Sabía que quería ayudar a este hombre y a su hija, sin importar el costo. Por favor, comparta esta historia porque personas como esta necesitan ser reconocidas”.

Qué bello.

El post, que subieron ayer, ha sido compartido más de 30 mil veces.

Facebook

Quien quiera que seas, espero que tengas un buen día.

¿Qué te parece esta inspiradora historia?

Puede interesarte