Por Constanza Suárez
28 marzo, 2018

Nada es imposible para este chico.

Todos los seres humanos tienen sueños, aspiraciones y pasiones que esperamos lograr en algún momento de nuestras vidas. Algunos pueden parecer realmente inalcanzables, pero dicen que si luchamos por ellos, se vuelven reales.

Un hombre con un gran impulso y pasión llegó hasta American Idol para cumplir su sueño: convertirse en cantante. Desde que tiene memoria, que David Francisco quiere ser músico.

Hace un tiempo, se mudó a Nashville para hacer su sueño realidad. La ciudad es conocida por su historia musical y él pensó que sus aspiraciones podrían concretarse. Sin embargo, 3 semanas después de su llegada, un auto lo atropelló.

La colisión golpeó a David, quedando inconsciente y, como resultado, se despertó en el hospital con lesiones que le cambiaron la vida: estaba paralizado de la cintura hacia abajo.

American Idol/ABC

Sabía que de ahora en adelante, su vida nunca volvería a ser la misma. Creía que había cambiado para peor, pero la verdad es que la vida le tenía preparada muchas cosas positivas.

Se emparejó con una dulce y gran compañera llamada Christie. Luego se decidió a seguir luchando por sus anhelos. Así fue como llegó hasta American Idol, el programa busca talentos de Estados Unidos, donde audicionó hace unas semanas.

American Idol/ABC

Entró al estudio, contó un poco de su historia y rápidamente comenzó a cantar. A medida que avanzaba su interpretación, los jueces se emocionaron. Especialmente Katy Perry, quien no pudo contener sus lágrimas ni un segundo. Estalló en un llanto increíble. 

American Idol/ABC

Mira aquí el momento exacto:

De la mano de “Isn’t she lovely” de Stevie Wonder, David pasó a la siguiente ronda del programa.

American Idol/ABC

Aunque en esa transmisión fue eliminado. Pero David se siente feliz de haber logrado su sueño y comenzar su carrera. Además se casó con su prometida y pudo dar unos pasos con sus piernas.

https://www.instagram.com/p/Bg0BnuOHZjE/?hl=es&davidfranciscomusic

Lo que David ha logrado superar desde el desafortunado accidente es nada menos que extraordinario. Simplemente demuestra que con suficiente perseverancia y pasión, las oportunidades son infinitas. ¡Simplemente un ídolo!

Puede interesarte