Por Felipe Costa
31 diciembre, 2020

El pequeño Tony fue abandonado junto a su perro a dos días de Navidad en un cementerio en medio del frío invierno. Por suerte, hubo un testigo que logró ver el momento en que un auto lo dejó a su suerte.

Hay cosas en este mundo que cuesta llegar a concebir, como el hecho de que una madre o un padre decida deshacerse de su hijo abandonándolo a su suerte, más aún en estas fechas. Pues resulta que un niño de apenas 3 años tuvo que lamentablemente pasar por esto. La buena noticia es que existen comunidades preocupadas por situaciones de este tipo, llegando a demostrar el apoyo incondicional hacia los más vulnerables.

Hinckley Police Department – Ohio

Era un día antes de Navidad, hacía frío en la localidad de Hinckley en el estado de Ohio, Estados Unidos, cuando la policía recibió un llamado de urgencia. Una persona había visto como abandonaron a un niño en el cementerio junto a un pequeño perro que corría detrás de un vehículo desesperado.

Se trataba de Tony, un niño de 3 años y su mascota, el testigo dijo haber visto un auto que los dejó y abandonó el lugar. El pequeño al llegar a la estación solo pudo identificar a su madre como Katy y a su padre como David, mas no el apellido.

Hinckley Police Department – Ohio

El pequeño Tony no pudo dar mayores detalles, por lo que los agentes lograron encontrarle un hogar temporal al mismo tiempo que publicaban en redes sociales la situación con el niño. Gracias a ello, un familiar lo reconoció y se puso en contacto con el padre quien apareció en la estación apenas recibió la noticia.

David afirmó que su hijo estaba bajo custodia de la madre cuando sucedió todo. Posteriormente los oficiales junto al padre fueron a rescatar al perro perdido en el cementerio. La policía afirma que ha sido bastante colaborador con ellos y con servicios sociales.

La comunidad de Hinckley no pudo pasar desapercibida la historia de Tony así que se encargó de entregarle una Navidad lo más alegre posible, donándole una habitación llena de regalos, para que supiese que no estaba solo.

Hinckley Police Department – Ohio

La experiencia del pequeño de 3 años conmovió los corazones de la policía y de la comunidad quienes ya lo apodaron como “el pequeño amiguito” y aseguran que la fe en el mundo está siendo restaurada con este tipo de gestos.

Puede interesarte