Por Cristofer García
30 septiembre, 2020

“Mi madre hizo construir un cuartito frente a la casa y llamé a mis familiares para afeitarlos”, confesó Thayssa. Así comenzó todo.

Cuando se tienen claros los sueños, no habrá obstáculo que se interponga. Esta joven de 17 años, a su corta edad, ha demostrado que con trabajo duro y constancia se pueden alcanzar las metas, luego de que lograra abrir su propio salón de belleza.

Thayssa Caramez comenzó desde abajo y con pocos recursos. Ella, residente de Praia Grande, São Paulo, Brasil, empezó con los cortes de pelo cuando tenía solo 15 años, aprendió con tutoriales en Youtube y atendiendo clientes en su humilde hogar. Pero dos años después ya es peluquera, manicurista y pedicurista, alargadora de uñas y diseñadora de cejas.

Thayssa Caramez

“Empecé en casa. Mi madre hizo construir un cuartito frente a la casa y llamé a mis familiares para ver si me dejaban afeitarlos”, comentó Thay en conversación con SóNotíciaBoa.

Thayssa Caramez

Comenzó “con la ayuda de videos en YouTube y una vieja máquina”, de la cual no tenía los peines completos para los cortes. Luego, un año después, hizo un curso de peluquería, pero aún sin recursos suficientes.

“Compramos solo lo que necesitábamos en ese momento y seguí con la misma máquina. Así que salí del salón de mi madre y montamos una mesa de plástico con un espejo y las cositas que había comprado”, dijo. Pero pudo recibir ayuda de conocidos y familiares.

Thayssa Caramez

“La mayoría de las cosas eran donaciones. La gente me donó material como tijeras, fundas, cuchillas y Renato Luna, de Curitiba, me envió una máquina nueva con todos los peines. Fue la primera máquina que tuve profesional. Gracias a él logré mejorar la calidad de mis cortes”, recordó.

Cuando comenzó, cobraba un módico precio de 2 reales brasileños (0,35 de dólar), al no tener aún un título de peluquera. No obstante, con una buena campaña en redes sociales y mucho trabajo, ha conseguido abrir su propio salón de belleza.

Thayssa Caramez

“Me dieron toda la construcción y renovación de la peluquería en el salón de mi mamá. Subí a 15 reales (2,6 dólares) por el corte simple y 20 reales (3,5 dólares) por el corte especial”, contó.

Thayssa Caramez

Para ella solo es el comienzo, porque espera crecer aún más con su negocio. Como en este corto tiempo ha logrado avanzar tanto, aspira a seguir un camino de mayor éxito.

“Sí, estoy (feliz), estoy muy agradecida por toda la ayuda que he tenido”, expresó.

Puede interesarte