Por Constanza Suárez
3 febrero, 2020

Ryan Hreljac se enteró en una clase que los niños en África debían caminar cerca de 5 mil pasos para conseguir agua. Él solo tenía que dar 10 y le pareció injusto. Con 28 años ya ha facilitado el acceso al agua potable en 30 países con su fundación.

A los seis años Ryan Hreljac escuchó a su maestra explicar que muchos niños en África debían caminar varios kilómetros para conseguir agua. Uno de sus compañeros preguntó cuánto exactamente tenían que recorrer, a lo que respondió que cinco mil pasos. La afirmación asombró al pequeño, quien saltó a contar cuántos pasos tenía que dar él para llegar a la fuente más cercana desde su aula. Eran tan solo diez. 

Descubrir la cruel desigualdad gatilló algo dentro de Ryan. Entonces decidió investigar sobre cómo ayudar y gracias a una asociación canadiense supo que podía construir un pozo si recaudaba el dinero suficiente, según contó a BBC

Instagram @ryanswellfoundation

Erróneamente, pensó que un pozo costaba 70 dólares, cuando en realidad debía juntar unos dos mil. De aquello se enteró cuando ya había realizado tareas domésticas durante cuatro meses para conseguir el dinero. 

Pero no se desanimó. Además del dinero que ya tenia, pidió ayuda y de a poco se ganó el favor de los que le rodeaban.

Instagram @ryanswellfoundation

«Primero se sumaron mis amigos y mis padres (un policía y una funcionaria regional), luego mis compañeros de clase, luego toda la escuela, más tarde la escuela cercana.”, contó a la cadena británica.

Tras un año de esfuerzos, logró su objetivo y construyó un pozo en la Escuela de Primaria Angolo, en el norte de Uganda. Sus padres lo acompañaron a la ceremonia de apertura. Los alumnos coreaban su nombre. Ese fue el inicio de lo que sería su misión de vida: ayudar a otros. 

Instagram @ryanswellfoundation

Ryan terminó fundando Ryan’s Well Foundation, una organización que ha ayudado a construir más de 700 pozos y calcula que ha facilitado el acceso al agua potable a unas 736.000 personas en unos 30 países, en África, Asia y Centroamérica.

Instagram @ryanswellfoundation

El joven que actualmente tiene 28 años estudió Desarrollo Internacional y Ciencias Políticas en la Universidad de Halifax. Junto a su ONG da conferencias por todo el mundo sobre la falta de acceso al agua en el mundo. Su trabajo ha sido reconocido por Unicef y ha recibido la Orden de Ontario, la condecoración más importante de su provincia de origen.

Instagram @ryanswellfoundation

A pesar de su gran labor, especialmente desde tan joven, Ryan considera su aporte “pequeño”. “No hay nada especial en mí. Fue este proyecto lo que resultó ser algo increíble”, expresó con humildad. 

Instagram @ryanswellfoundation

“Hay más de mil millones de personas que sufren por este problema pero no hay que tener miedo a proponer soluciones”, agregó.

 

 

 

 

 

 

Puede interesarte