Por Constanza Suárez
3 octubre, 2018

La pequeña Jia Jia lleva 2 años haciéndose cargo de su padre tras un accidente. Lava sus dientes, lo alimenta, lo mueve y masajea sus músculos, sin la ayuda de nadie.

Hace dos años, un accidente automovilístico cambió para siempre la vida de la pequeña Jia Jia y la de su familia para siempre. Su padre quedó paralizado y dos meses y medio después, su madre los abandonó, por lo que la niña de tan solo 6 años tuvo que hacerse cargo por completo de los cuidados de su padre, en su hogar en Nigxia, China.  

El hombre de 40 años, llamado Tian Haicheng perdió la movilidad de su cuerpo luego de que un taxi se estrellara en una zanja a alta velocidad, consignó Yangtzi Evening News. Su esposa durante 7 años lo dejó y además se llevó con ella a su hijo mayor, de forma repentina. Un día le dijo que iría a la casa de su madre por unos días, pero nunca volvió.

Kuaishou

Según informaron medios locales, Jia Jia se levanta todos los días a las seis de la mañana para masajear los músculos de su padre durante media hora, luego le cepilla los dientes y lava su cara. Todo antes de ir a la escuela.

En la tarde regresa a su casa y prepara la cena a su padre. Más tarde lo ayuda a moverse y a utilizar el elevador de movilidad, para que pueda deambular por las instalaciones. Tian contó que esta era una de las tareas más difíciles para su pequeña, ya que él es mucho más pesado que ella.

Kuaishou

Primero tiene que sujetar a Tian a las correas del montacargas mientras él está acostado, luego lo levanta lentamente con la máquina y lo empuja hacia su silla de ruedas, que está junto a la cama. Por último, ella tiene que bajarlo con cuidado hasta que él se siente firmemente en la silla de ruedas antes de quitarle las correas.

Cuando Jia Jia está en la escuela, sus abuelos granjeros de avanzada edad, se hacen cargo como pueden de los cuidados de su padre. “Cuidando a mi papá, no me siento cansada en absoluto”, confesó la niña a un Yangtzi Evening News.

Kuaishou

A los cuatros años Jia Jia se convirtió en el pilar de su familia. Y su padre está infinitamente agradecido de lo que ella hace por él. “Ella es como mis manos”, aseguró.

En un principio, Jia Jia no sabía cómo afeitar el rostro de su padre y cortó su cara, quedando ensangrentada. Sin embargo, ahora la niña se considera bastante buena, “su abuela dice que lo afeito muy bien” aseguró.

Sobre su madre, la pequeña dice no extrañarla porque no cuida a su padre, a diferencia de su hermano, del que solía estar muy cerca todo el tiempo.
Tras el accidente, Tian no pudo volver a trabajar y actualmente usa parte de los ingresos agrícolas de sus padres para sobrevivir, pero decidió crear una cuenta en la aplicación china Kuaishou, con la esperanza de obtener ayuda de extraños.

Kuaishou

Por estos días más de 480 mil seguidores siguen la vida de Jia Jia y Tian, quienes se han conmovido con su voluntad, dedicación y coraje, catalogando a la niña como un “angelito”.

Mira un video de la vida de ambos:

Puede interesarte