Por Alejandro Basulto
5 marzo, 2020

Terminando sus horas laborales, decidió priorizar el bienestar del niño por sobre su tradicional ruta de vuelta al terminal para después irse a su descanso.

El joven conductor de autobús, Jeet Gill, estaba cansado. Había tenido como en muchas ocasiones, un día arduo al frente del volante en la ciudad capital Canberra, en Australia. Un recorrido que repite una y otra vez, y en el que de seguro al menos le habrá tocado uno o dos pasajeros con mala educación. Lo de siempre. O al menos eso fue lo que pensó, cuando de repente su jornada se transformó en una única e irrepetible.

Canberra | Pixabay

La que además de no ser una experiencia repetida, tuvo un final feliz, gracias a su propio buen corazón. Debido a que cuando Jeet estaba terminando su turno, se encontró con un niño que se acercó al autobús. Era pequeño y se le veía desorientado, lo que rápidamente notó este bondadoso piloto.

«Dijo [el niño]: ‘Oh, lo siento, creo que me he equivocado de autobús (…) Sabía lo que tenía que hacer» (…) Cuando lo vi y lo miré a los ojos, vi a mi hijo. Así que enseguida dije ‘no hay problema'»

– contó después a ABC, el conductor Jeet.

Canberra | Pixabay

Fue así, como siguiendo el protocolo de Transport Canberra, que llamó al departamento de comunicaciones del servicio para obtener el permiso para llevar al niño a su casa. Se lo dieron, y de hecho, hasta se mostraron agradados por la buena voluntad de Jeet. Quien a pesar de estar cansado por haber terminado un largo día laboral, no dudó ni un segundo en socorrer a este pequeño que se hallaba perdido.

«Acabo de hacer lo que era mi trabajo (…) Los padres estaban muy contentos y agradecidos (…) Mis amigos me dicen ‘oh, ya has comenzado a hacer entregas a domicilio’ y yo digo ‘¡Sí, a veces tenemos que hacer eso!'»

– dijo Jeet, tras realizar su buena acción.

Canberra | Pixabay

Cuando ambos llegaron a la casa de los padres del niño, sus papás estaban a punto de llamar a la policía. Se les veía visiblemente preocupados, y esto se debía a que su hijo no había llegado a la misma hora de siempre, después de tomar su autobús como cada día. En esta ocasión había tomado un bus equivocado en el transbordo. Llevándolo a otro lado de la ciudad, donde, solo, no se orientaba. 

Transporte Camberra

Acción desinteresada de Jeet, que no es primera vez que ocurre con Transport Canberra. Debido que según su gerente ejecutivo, es una situación bastante regular la de ayudar y llevar a sus casas a los niños que se pierden. Asegurándole a los padres, que para cada ocasión en que se les pueda perder su hijo, siempre va a estar ahí disponible un conductor de autobuses de Canberra.

Puede interesarte