Por Diego Aspillaga
10 diciembre, 2019

Steve Thomson ganó uno de los premios más grandes en la historia del Reino Unido, pero eso no significa que iba a dejar sus compromisos de lado: volvió al trabajo a terminar todas las obras que había acordado con sus clientes.

Steve y Lenka Thomson, de Selsey, West Sussex (Reino Unido), no podían dejar de temblar. Como todos los domingos, estaban viendo televisión y revisando sus números de la lotería cuando sus corazones empezaron a palpitar violentamente, estaban a punto de salirse de sus pechos.

El humilde constructor, de 41 años, y su mujer estaban acostumbrados a una vida simple y tranquila con sus tres hijos, pero parecía que todo eso estaba a punto de cambiar. 

Splash News

Veían atónitamente hacia la pantalla, y de nuevo al pequeño pedazo de papel en sus manos. Era imposible, esto no podía estar pasando. Se les secó la boca, una transpiración helada recorría sus frentes.

Después de confirmar numerosas veces lo que sus incrédulos ojos no querían comprobar, sólo les quedó aceptar la realidad: desde ese minuto eran multimillonarios.

Splash News

«Comencé a temblar. Sabía que era un gran premio pero no sabía qué hacer. Me subí a mi auto, entré de nuevo a mi casa, pensé en llamar a los vecinos, volví a mi auto. Creo que estaba a punto de tener un ataque al corazón», dijo al portal de noticias Sky News.

La suertuda pareja ganó 105 millones de libras en la lotería inglesa EuroMillions, el noveno premio más grande de la historia de todo el Reino Unido.

Pixabay

Pero Steve es un hombre sencillo. Le gusta despertar temprano, hablar con sus clientes y construir cosas para ellos. Y eso no iba a cambiar llueva, truene o se haga multimillonario de la noche a la mañana. 

Es por esto que, sorprendiendo a todos los que lo vieron con su inmenso cheque por TV, el hombre fue fotografiado moviendo materiales de construcción y trabajando como cualquier persona.

«Una vez que superé el shock, necesitaba hacer algo. No soy del tipo de persona que puede quedarse quieta. Mi socio de trabajo y mis clientes saben que si me necesitan, voy a estar ahí«, dijo el acaudalado contratista.

Splash News

Y sus vecinos y conocidos no están sorprendidos. Según un hombre cercano al millonario le dijo al diario The Sun, que «Steve es ganador de la lotería pero antes que todo es un constructor muy leal». 

«Podría estar sentado en la playa tomando champagne pero en vez de eso él sigue trabajando como el resto de nosotros», agregó.

Y si bien Steve sigue trabajando arduamente, el hombre aceptó que espera poder descansar unos años antes de lo previsto gracias al dinero que ganó.

Junto a su esposa e hijos planean tomar unas merecidas vacaciones tanto a Ucrania, para visitar a la familia de Lenka, como a una playa para dejar sus preocupaciones de lado.

Splash News

Primero, eso sí, debe terminar con sus obligaciones que contrajo y que debe completar antes de Navidad. Millonario pero simple y honesto, el dinero no ha cambiado el estilo de vida de Steve.

Puede interesarte