No quiere que ningún pequeño tenga problemas de autoestima por tener manchas en el cuerpo.

Las diferencias entre los seres humanos existen y algunas son tan evidentes, que hasta los más pequeños se dan cuenta. Sin embargo, la industria hace todo lo posible por implantar estereotipos de belleza que hasta los juguetes reproducen, haciendo que muchos niños se sientan afectados por no parecerse a esos modelos.

En especial aquellos que tienen enfermedades visibles, como es el caso de los pequeños con vitiligo, una enfermedad que causa la pérdida de pigmento en ciertas partes del cuerpo y que puede llegar a perjudicar sus autoestimas por ser distintos.

Así que a modo de erradicar esos problemas de confianza en niños con vitiligo, la artista Kay Black, o más conocida como Kay Customz, alienta a los más pequeños a sentirse orgullosos de quiénes son, y lo hace de una manera muy especial: con muñecas personalizadas que luzcan similar a ellos.

Instagram @kaycustoms

Entonces, Black adorna los rostros y manos de las muñecas con marcas de colores más claros, demostrando que solo la piel los hace diferentes de cualquier otro juguete…

Pero es precisamente a través de esa característica por la que aprovecha de enviar un poderoso mensaje de auto aceptación: ser diferente te hace especial.

Instagram @kaycustoms
Instagram @kaycustoms

Actualmente las muñecas se hacen por encargo a través de internet y la artista hace lo posible para que luzcan lo más parecido a los niños, basándose en las imágenes que envían los padres como modelos.

Instagram @kaycustoms

¡Que hermosa iniciativa!

Puede interesarte