Por Moisés Valenzuela
22 noviembre, 2018

El pequeño padece una extraña enfermedad. Su inseparable prima y mejor amiga lo obliga a salir adelante.

En la semana 20 de su cuarto embarazo, Kourtney Knapp comenzó a sentir que algo no andaba bien. Era sólo un presentimiento, pero no quería correr riesgos y decidió que debía tener una revisión médica.

Ese día, varios profesionales entraron a la sala. Todos, con una expresión de pesar, confirmaron que algo sucedía.

Kourtney’s Klick Photography

El primer diagnóstico que dieron a Kai, como lo llamarían, fue una inversión en el cromosoma 7. En términos prácticos, significaba que su paladar y su labio vendrían hendidos.

“Me preguntaba si podría o no amamantar,  lo que podría o no hacer y cuáles serían los próximos pasos, médicamente hablando”, relata Kourtney a Love What Matters.

De ese modo, con la incertidumbre de qué sucedería pero con los médicos tranquilizándola, pasó el tiempo y Kai nació el 22 de octubre de 2013. ¡Pero su labio estaba perfecto! 

Kourtney’s Klick Photography

Incluso el equipo del hospital se sorprendió. Aunque esperaban algo distinto, el bebé no presentaba anomalías en su boca. Sin embargo, su cuerpo era distinto, parecía no tener músculos.

Todo era una pregunta constante. Nadie sabía lo que sucedía y, tras algunos meses y con el cuerpo de Kai muy débil, los exámenes arrojaron el diagnóstico final: el pequeño presentaba una hipotonía severa, que no es otra cosa sino una disminución en la musculatura producida por anomalías cerebrales.

Kourtney’s Klick Photography

Con el tiempo, su madre no dejaba de pensar que Kai, al no poder hacer las mismas cosas que sus hermanos, no lograría ser feliz. Sin embargo, él sonreía todo el tiempo. Y continuaba haciéndolo cada día y provocando que todos en casa enfrentaran los desafíos con alegría y optimismo.

“Kai tiene una habilidad mágica para alegrar el día de cualquier persona con su hermosa y brillante sonrisa”, dice Kourtney.

Kourtney’s Klick Photography

Un año después del nacimiento del pequeño, nació Cecilee. Su prima y posteriormente su mejor amiga. Una hermosa niña que robó el corazón y la atención de Kai, volviéndolos inseparables.

Se abrazan, se toman fotos y tienen fiestas juntos. Incluso, cuando comenzó a caminar, Kai la seguía. Cuando corrió, también. Ella es la verdadera motivación para que su hijo quiera salir adelante y lograr cosas que muchos creyeron imposibles.

Kourtney’s Klick Photography

Kourtney es fotógrafa y no duda en retratar a los dos pequeños dándose todo el amor posible.

“Cuando veo a estos dos juntos, mi corazón está tan feliz (…) Sé que con ese amor, con esa sonrisa y con Cecilee a su lado, Kai estará bien”, concluyó la mujer.

Revisa más fotografías a continuación:

Kourtney’s Klick Photography
Kourtney’s Klick Photography
Kourtney’s Klick Photography
Kourtney’s Klick Photography

 

 

Puede interesarte