Por Cristofer García
9 noviembre, 2020

Después de la suspensión de los Juegos Olímpicos Tokio 2020, el esgrimista venezolano Ruben Limardo se las ingenia para sobrevivir. No se da por vencido.

“Un campeón que decidió no rendirse jamás“. Si algo ha sido constante en este 2020, por la pandemia de COVID-19, es la cancelación de grandes eventos, como los Juegos Olímpicos que se celebrarían en Tokio, Japón. Producto de la suspensión, atletas de algunos deportes se las ingenian para sobrevivir a una temporada muerta.

Ese es el caso del esgrimista venezolano Ruben Limardo, quien luego de ser campeón olímpico en la edición de Londres 2012, en la modalidad de espada individual, el atleta de 35 años actualmente trabaja como repartidor de comida en Polonia, donde reside desde hace casi dos décadas.

Ruben Limardo

“Si estás en LodzPolonia y pides Uber Eats, es posible que tu comida la entregue un campeón que decidió no rendirse jamás“, escribió Limardo en una publicación en su cuenta en la red social Instagram.

“En un año normal, hoy estaríamos hablando de lo que sucedió en Tokyo 2020, pero ya ven que no es así. La crisis de mi país, la pandemia y perseguir un sueño a veces no es tan buena combinación”, continuó.

Ruben Limardo

Limardo se convirtió en el tercer atleta venezolano en alzarse con un oro olímpico luego de que lo hiciera en taekwondo, Arlindo Gouveia en Barcelona 1992, y el boxeador Francisco “Morochito” Rodríguez en los Juegos Olímpicos de México 1968, más de 40 años atrás.

No obstante, aunque Limardo ha intercalado el uso de su uniforme de esgrima con ahora una mochila refrigerada a sus espaldas, para llevar los alimentos, se rehúsa a dejar de entrenar. Aunque el evento a celebrarse en la capital japonesa fue cambiado para 2021, este atleta no ha perdido su enfoque y aún confía en hacer una buena actuación.

Ruben Limardo

“Como muchos de mis compañeros atletas, mis hermanos (también deportistas) y yo hemos tenido también que buscar una alternativa para generar ingresos. Desde hace 19 años vivo en Polonia, sin embargo desde hace 5 (años) soy padre de familia, por lo que puedo decir, orgullosamente, que además del deporte, tengo un segundo trabajo para ganarme la vida y mantener mi hogar”, expresó.

“No he dejado ni un día de entrenar, sin embargo no podía sentarme a esperar los recursos que debo ganar por mi labor de atleta, por primera vez a mis 35 años estoy dedicado también a algo que no es solamente el deporte y que eso me llena de satisfacción”, agregó.

Ruben Limardo
Ruben Limardo

Aunque este deportista no cuenta con los beneficios que podrían tener otros de su mismo nivel, él no va a dejar que la adversidad le gane y sigue de pie en medio de esta crisis sanitaria. Y si, por las calles de Lodz hay un medallista de oro olímpico repartiendo comida, pero sin abandonar sus sueños.

“Yo, la última medalla de oro olímpica de Venezuela, también salgo a la calle a trabajar todos los días para ir de la mano por los sueños que aún me quedan por cumplir.⁣ Ajustarse a los cambios es definitivamente un trabajo para valientes”, finalizó.

Puede interesarte