Por Ghalia Naim
23 mayo, 2017

Tras una compleja cirugía, quiere seguir jugando vóleibol y ser la próxima Miss Texas Especial.

Historias de inspiración hay muchísimas, pero seguro que esta es una de las más increíbles que he visto, pues si yo hubiese sido la protagonista seguro no habría sido tan valiente. La ex concursante del Miss Teen de Estados Unidos Jillian Williams es recordada por todos como una chica de exuberante apariencia y esbelto cuerpo, pero en la actualidad luce muy diferente a la chica que solía ser.

Esta es Jill en 2015, durante el concurso de belleza.

Y esta es ahora…

Ruaridh Connellan

Tras participar en certámenes de belleza, se dedicó por completo a los deportes como jugadora de vóleibol durante un largo período hasta que una molestia en su rodilla la sacó de las canchas.

Una supuesta tendinitis era la causa de la molestia, pero resultó ser algo peor.

«Mi entrenador me dijo que seguro era un desgarro y me envió al médico. Seguí con el dolor durante toda la temporada y finalmente comencé a buscar opciones de cirugía».

La resonancia magnética reveló un quiste óseo y fractura de fémur. Entonces, al realizar la biopsia supieron que se trataba del sarcoma de Ewing.

La única opción de Jillian era extraer toda la zona para evitar metástasis y eso fue justamente lo que decidió. Su pie y tobillo fueron rotados 180 grados para ser unidos con su muslo y hacerlos funcionar como una «rodilla», de ese modo podría usar una prótesis sin problemas.

«Podría haberme quedado con mi extremidad, pero conozco que la mayor tasa de  recaídas son consecuencias de eso. Opté por la rotación y me dio una mejor calidad de vida… No sé cómo estoy tan positiva, siempre he sido alguien feliz y burbujeante, así que estoy llevando mi situación actual como mejor puedo».

Ruaridh Connellan

«Leni», como llama a su prótesis, se ha convertido en su gran compañera y con su ayuda planea convertirse en una gran jugadora de vóleibol y la próxima Miss Texas Especial.

«Mi lema de vida es hacer la diferencia por ser diferente y siento que eso es lo que estoy haciendo con mi cirugía, con el cáncer y con todo… Es lo que hago en la vida».

Ruaridh Connellan

Historias como estas nos ayudan a replantear nuestra vida. Aprendemos a valorar lo que tenemos y, sobre todas las cosas, a creer en nosotros mismos.

¿Qué piensas de esto?

Puede interesarte