Desde ahora todos lo admiramos.

La pobreza hace que muchas veces los niños deban dejar de estudiar. No sólo por no tener dinero para pagar la educación, sino porque hay otros hermanos pequeños dentro de la familia que deben ser cuidados mientras los padres van a trabajar para poder comprar alimento. ¡Y alguien tiene que sacrificarse!

Exactamente eso le pasó a este pequeño, quien debió dejar de estudiar para hacerse cargo de su hermanito menor mientras no hay nadie en casa.

Sin embargo, este niño tenía tantas ganas de aprender en la escuela, que se le ocurrió un plan maestro. Le decía a su madre que se quedaría en casa cuidando a su hermanito, pero en realidad aprovechaba de llevarlo a otro lugar y nadie lo sabía.

Pixabay

Nadie de su familia, al menos. Porque un profesor se encargó de tomar la foto que ha dado vueltas al mundo por todo el esfuerzo del niño y por sus verdaderas ganas de ser profesional algún día.

Resulta que en una escuela de Filipinas, todos los días llega este pequeño llamado Justin en compañía de su hermano menor, de un año. Lo sienta en sus piernas y presta atención durante toda la clase. Además se preocupa de que el pequeño se mantenga entretenido para que no llore ni moleste a los demás niños.

Mam Lei

La foto fue compartida en las redes sociales por Mam Lei, un profesor de la escuela Salvacion Elementary, en algún lugar de Filipinas. Y la reacción de los usuarios fue instantánea: todos se conmovieron por el sacrificio de este niño y por su perseverancia al estudiar cuando no existe una situación ideal para hacerlo.

Facebook @KCMP News

Hoy la publicación de Facebook ha alcanzado cientos de reacciones y comentarios de otros usuarios.

¡Ojalá que con esta historia, muchos jóvenes comiencen a valorar la escuela!

 

Puede interesarte