Por Felipe Costa
3 marzo, 2021

Comenzó traduciendo un par de libros en su sótano con una impresora que fabricó su padre para luego vender copias al precio del papel. Su pasatiempo hizo correr la voz entre padres y maestros de niños ciegos, lo que la motivó a fundar una ONG. Actualmente han entregado más de 600 mil libros en todo el mundo.

Quizás muchos recuerden la primera vez que leyeron un libro de Harry Potter o recuerden aquellas épocas en que llegando de casa papá o mamá traía de regalo ese cómic o revista favorita. Sin dudas un placer inigualable, pero en el mundo aún hay millones de niños ciegos que nunca han tenido dicha fortuna y para Debra Bonde, es algo que le parte el alma, así que ha decidido hacer su propio aporte, relata Good News Network.

Esteemed Women of Michigan

Bonde vive en Detroit, Estados Unidos, y durante 37 años se ha dedicado a traducir libros al braille para que las personas discapacitadas visualmente puedan acceder a la lectura, y eso no es todo, ella misma se ha encargado de donar miles de libros a niños de todo el mundo por medio de una fundación que creó casi casualmente.

Su historia con el braille comenzó de joven, cuando se inscribió a un curso de transcripción para “personas que leen con las manos”. En aquella época era tímida y solo buscaba un trabajo, nunca pensó que lo que aprendiera cambiaría la vida de miles.

goodnewsnetwork

Con una máquina de imprimir en braille que fabricó su padre, partió haciendo sus primeras traducciones en el sótano de su casa y luego vendía las copias solo al precio del papel. Lo que comenzó como un pasatiempo se volvió tan popular que los padres y maestros de niños ciegos fueron recomendando a Bonde como una excelente traductora y la voz se corrió mejor que cualquier campaña de marketing, tanto así que incluso llegaban a su casa personas para donarle libros y herramientas.

Entonces se dio cuenta que algo grande se estaba formando en aquel sótano, comenzar a conocer las historias de los niños que recibían sus traducciones le llegó hondo en su corazón, así que con un colega decidieron fundar una organización sin fines de lucro para recibir fondos y así ayudar en mayor escala, no solo a niños de su ciudad o su país, sino de todo el mundo.

seedlings

Seedlings Braille Books for Children, es el nombre de su ONG y busca que con la entrega de un libro, un niño pueda crecer consigo mismo, al igual que las plantas y de esta manera ocupar el conocimiento para florecer.

seedlings

Desde su primer libro hace 37 años, hasta ahora, Seedlings ha producido y entregado más de 600.000 libros al rededor del mundo. La mitad de ellos son donados y la otra se venden a costo reducido, no más de 10 dólares, con el propósito de permitir siempre la accesibilidad a la lectura.

Además, la ONG cuenta con un programa de alfabetización, para que estudiantes ciegos puedan educarse no solo en la escuela, sino también prepararlos para la universidad. Uno de los casos de éxito ha sido Jared, un joven graduado de Ingeniería en Software quien aprendió lectura braille de pequeño, lo que le permitió optar a un futuro como profesional.

Apoyo – Pixabay

Hoy, Seedlings Braille Books for Children ya no solo traduce cuentos y novelas infantiles, sino que todo tipo de libros, incluyendo educacionales. Gracias a Debra, lo que comenzó como un pasatiempo terminó cambiando la vida de miles de jóvenes que por distintas causas, no pueden ver con los ojos, aprendieron a hacerlo con el corazón y a viajar usando sus manos.

Puede interesarte